Dommuss, una app gratuita que simplifica la vida en familia

 

Hace menos de un mes nos invitaron a  #BBVABabyPlanner, un evento al que fuimos, Pequeñita, su papá y yo y disfrutamos muchísimo. Aquella tarde nos hablaron de varias aplicaciones, hoy os voy a recomendar una de ellas que es la que estamos usando por el momento.

Aquel día, mi pareja se descargó una de las aplicaciones que nos recomendaron: Dommuss y creo que es un recurso muy útil para quitar tiempo de esas tareas obligatorias pero nada agradecidas, me refiero a la compra, la agenda y otros recados varios. Aunque tengo que deciros que lo que más me gustó de su presentación, fue que Rita Alonso, la responsable de explicarnos las bondades de este recurso, comentó que del poco tiempo que pasaba con su pareja entre semana, una parte importante se dedicaba a comentar recados: “acuérdate de que mañana…”, “me ha llamado tu madre para decirme…”, “no tenemos leche en la despensa, además de…” La idea de que todo este se vaya guardando en un lugar al que puedas acudir en cualquier momento y no tengas que retenerlo en la cabeza ya es un alivio grande, pero si además puede compartir este lugar con otra persona y repartir el trabajo ya es lo más. Y si le sumamos, que una vez que estas tareas se van anotando sobre la marcha a medida que pasan, podemos olvidarnos de la logística y el tiempo que pasamos con nuestra pareja lo podemos dedicar a preguntarnos qué tal estamos y cómo nos fue el día, ya todo es perfecto, ¿no creéis?

Sé que existen otras aplicaciones en esta línea, hace tiempo intenté utilizar una más destinada a compartir tareas relacionadas con trabajo pero para mí era demasiado compleja y no me resultaba operativa. En cambio Dommuss nos está siendo de mucha utilidad a mi pareja y a mí en el día a día porque es muy sencilla. Os cuento tres motivos por los que recomiendo esta App.

1. Lista de la compra

No sé si os sentiréis identificadas (personas que me leéis) con esta situación, notas en la nevera con las cosas que se han terminado o hacen falta que se quedan ahí semanas después de que se hayan comprado porque nunca jamás te acuerdas de cogerlas cuando vais a ir al súper, al fin y al cabo, yo voy cuando me acuerdo, sobre la marcha, al venir del trabajo, cuando paso por él… No es algo que programe mucho, prefiero dedicar el tiempo a otra cosa, la verdad. En definitiva, mis listas de la compra en papel, no me sirven de mucho.

A veces escribía en una nota de aviso lo que iba haciendo falta pero al final, en esos días, era mi pareja quién iba al súper sin que yo compartiera mi lista con él, por supuesto. Así que terminaba trayendo aquello de lo que se acordaba, como yo en otras ocasiones, con el idéntico resultado para ambos de que siempre falta algo y en más de una ocasión, es justo lo más necesario.

Con Dommuss, compartimos una única lista de la compra en la que vamos anotando aquellas cosas que hacen falta y quien primero va al supermercado, la abre y va tachando, todo muy sencillo. Incluso, si mientras está uno en el supermercado, el otro se da cuenta de que falta algo más, no hace falta llamar y lograr que te coja el teléfono o mandar un whatssap, incluyes en la lista aquello que se te ha ocurrido y automáticamente le aparece a la otra persona.

2. Calendario familiar 

Yo tengo una agenda muy complicada, pero la de mi hija no lo es menos, cada vez se va haciendo más compleja. Aunque vayas comentando, el jueves la niña tiene un cumpleaños, el martes tengo taller… la historia es que si no está apuntado en algún lugar visible, terminas olvidando algo o agendando dos planes en el mismo momento. Igualmente, que el calendario sea compartido facilita mucho las cosas, si mi pareja está con unos amigos que le preguntan cuándo podemos quedar para comer, mira en un momento la agenda que compartimos en la que yo voy anotando mis talleres o planes varios y así puede ver qué fin de semana tenemos libre o cualquier otro día, para ir viendo opciones posibles.

Durante un tiempo tuvimos un calendario en la cocina donde íbamos apuntando los planes de cada día, también tengo una agenda en papel que llevo al trabajo, desde hace poco más de un año. Hubo una época de mi vida en la que dependía de una agenda, se convirtió en algo enfermizo y me juré a mi misma que no volvería a usarla, más de quince años después, he tenido una recaída y es que mi memoria ya no da para más, son demasiadas cosas y necesito sacar fuera algunas de ellas, por aquello de la carga mental. El problema del calendario o la agenda en papel es que no eres dueño de tu vida, si estás en la calle no tienes ni idea de cuándo tienes tiempo libre para hacer cualquier plan y entonces en lugar de cerrar una cita tienes que dejar otra cosa más en tu cabeza: mirar cuándo podemos quedar para comer, buscar un día para merendar, etc.

Esta aplicación, no solo me permite liberar mi mente pero pudiendo acudir a ello en cualquier momento porque la triste realidad es que podemos dejarnos la cabeza olvidada, el bolso o las llaves, pero el móvil lo llevamos a todas partes. Bueno, yo soy de esas que algún día me lo olvido y paso todo el día sin él, pero no es lo habitual. El caso es que me permite delegar tareas a mi pareja, él también está pendiente de aquello que tenemos que hacer y compartimos pero sin que yo tenga que estar recordándoselo. Y también, esto no suele pasarnos pero supongo que es porque solo tenemos una hija, creo que es muy útil porque se evitan despistes en los que tus pequeños o pequeñas tienen planes y resulta que ninguno de los dos vais a poder llevarlos por horarios de trabajo u otros compromisos varios porque os habéis olvidado de que ese día es el cumpleaños de Manolito.

Cosas para hacer

Esta es una lista menos definida, no tan cerrada en fechas, pero no por ello menos útil. Ahí le dejo notas a mi chico con recaditos que él puede hacer más alegremente que yo, como trastear en internet unos altavoces que me hacen falta para ver opciones de compra, por poner un ejemplo.

Si hay muchas cosas pendientes, por ejemplo: recoger zapatos en el zapatero, comprar tinta para la impresora, hacer la compra, bajar algo al trastero… Se pueden ir anotando ahí y entre los dos, en ratos que tengáis libres, podéis ir haciendo y borrando. Da mucha alegría ir quitando ítems de la lista de cosas pendientes, no me digáis que no.

De esta forma, estas tareas no se van acumulando en mi cabeza, convirtiéndome en la única responsable de hacerlas y saturando mis sentidos y mi capacidad de memoria junta a una sensación perenne de “hay miles de cosas por hacer”.

La aplicación tiene más utilidades, podéis diseñar el menú semanal para que cualquier sepa qué hay que preparar en cada momento y esto se puede ir sincronizando de manera manual con la lista de la compra para asegurarnos de tener todos los productos que os hacen falta, también podéis guardar fotos, esas que os gustan mucho y que cuando vaciáis el teléfono se pierden entre miles de fotos y no tenéis tiempo de volver a buscar. También hay un apartado de notas y otro donde podéis poner los contactos: familiares pero también del fontanero, el reformista, el colegio… Así no hay disculpas de “iba a llamar pero no tenía el número”.

Como siempre, hay una versión gratuita y otra que es Premium. Nosotros nos estamos manejando bien con la primera opción pero por supuesto, la otra ofrece otros servicios y no tiene publicidad.

Os dejo la web con más información y el acceso para Android e Ios.

Si ya conocéis esta aplicación y queréis dejar vuestra experiencia o la descargáis ahora y queréis compartir cómo está yendo, será un placer leeros en los comentarios. Igualmente si podéis compartir otras App que puedan facilitarnos la vida, será perfecto conocerlas. Y si crees que puede ser de utilidad esta información para alguien que conoces, no dudes en compartirlo. Muchas gracias de antemano.

Curso de Crianza respetuosa en la primera infancia

El curso que revolucionará tu forma de criar y educar

¿Te gustaría hacer un curso que recoge cientos de claves básicas para criar y educar a niños y niñas de los 0 a los 6 años de manera respetuosa? Pues ahora es posible.

Un curso basado en mi experiencia y formación de los últimos seis años y en el que he puesto mucho corazón. Un curso que pretende llegar a muchos niños y niñas para que tengan la posibilidad de desarrollar al máximo todo su potencial sin dejar de ser ellos mismos. Una formación que persigue reducir al máximo muchas de las carencias que presentamos muchas personas adultas en nuestra sociedad. Una nueva mirada, pautas concretas de actuación y reflexión como forma de mejorar sus vidas en la infancia y también en la vida adulta. Si quieres más información, pincha AQUÍ.

Si no estás interesad@ en este curso pero quieres ver otras opciones, en la Escuela Bitácoras tienes muchas opciones, cursos sobre el sueño infantil, la lactancia materna, la animación a la lectura y muchos otros, a veces, con importantes descuentos. Desde las fotos puedes acceder a estos cursos, si quieres ver la oferta total, pincha AQUÍ.

IMPORTANTE: Si vas a adquirir cualquier curso de la Escuela, te agradecería que lo hicieras desde estos enlaces que te propongo, a tí no te supone ningún gasto extra, pero haciéndolo contribuyes con mi proyecto. Muchas gracias de antemano.

 

1255 Total visitas 2 Visitas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *