Feliz Semana Mundial de la Lactancia Materna 2017 #SemanaMundialDeLaLactanciaMaterna

Hace un año que mi hija está destetada, nuestras vidas no han cambiado por este motivo, ya os comentaba el año pasado que fue un proceso muy paulatino y muy respetuoso. Me tocó superar la pérdida de oxitocina, eso fue duro para mí, tuve durante un tiempo una sensación de tristeza importante, en parte porque me daba pena perder un vínculo tan importante para nosotras, pero también porque el cuerpo debe acostumbrarse a los cambios fisiológicos. Me gusta decir esto porque es de esas cosas que no te cuentan de la maternidad. Una siente tristeza con los cambios hormonales y es frecuente que nos culpemos por ello o lo achaquemos a otras cosas cuando en realidad no hay un motivo más allá de lo físico. Tenerlo claro te ayuda a sobrellevarlo e ir poco a poco recuperándote.

De nuestros más de tres años y medio de lactancia, me quedo con miles de recuerdos, miradas de mi hija mientras mamaba, caricias que aún hoy puedo recordar en mi cuerpo con total nitidez, la sensación de bienestar por poder hacer algo tan importante y tan alucinante como alimentar a mi hija, su cuerpo y su alma; miles de momentos irrepetibles que puedo recordar y que me hacen estremecer y me llenan de orgullo, el hecho de que me hija apenas se pone enferma mostrándome que tiene una salud de hierro seguro que, en parte, por la lactancia; la satisfacción de haberlo conseguido a pesar de las dificultades del principio, el hecho de que gracias a la lactancia descubriéramos que mi hija tenía un frenillo sublingual de tipo 3 que le habría generado muchos problemas en su vida y que es probable que habríamos tenido que intervenir ahora con muchas complicaciones especialmente para ella, las mamás que he podido conocer gracias a los grupos de lactancia, haber podido compartir con familias muy interesantes las reuniones de la Liga de la Leche que me mostraron el camino de la crianza respetuosa que se ha convertido en nuestro modelo de crianza pero también en una parte importantísima de mi vida en mi trabajo, en mi ocio y en muchas de las conversaciones que tengo en el transcurrir de los días y un largo etcétera de pequeños pero importantísimos detalles que han llegado a mi vida gracias a la LACTANCIA MATERNA, así con mayúsculas. Con todo lo que os cuento, comprenderéis que tengo que hablar de esta manera.

Quiero aprovechar hoy para mandar un cálido abrazo a todas las mamás que están empezando sus lactancias con muchas dificultades, no siempre es fácil, debería serlo pero no lo es. En el camino fuimos dejando nuestros instintos de mamás mamíferas convenciéndonos de que hay opciones mejores que lo que dicta la naturaleza. Yo siempre apoyo a las mamás que por algún motivo, el que sea, deciden no dar pecho a sus bebés, es algo muy personal y nadie debería cuestionar esto. Pero me entristece saber que a muchas les han dicho que no había otras opciones, a muchas les han vendido aquello de que sus leches no engordaban y que sus hijos e hijas se quedaban con hambre por algo que era culpa de ellas, ¡que descaro!

Cada vez hay más profesionales que pueden ayudar a las mamás que lo desean a continuar con sus lactancias por muchas dificultades que surjan al principio, pero aún falta mucho camino. Hay mamás que dejan el pecho con los pezones destrozados porque nadie vio que sus bebés tenían frenillos cortos de la lengua, mamás que siguen dando la teta engañadas con pautas de cada tres horas y diez minutos de cada pecho y luego se enfrentan al abandono de la lactancia porque sus bebés no están alimentados, mamás a las que venden que sus hijos se quedan con hambre cuando no es verdad y otras que tienen bebés que sí se quedan con hambre pero por algún motivo que esos profesionales que recomiendan el destete deberían haber sabido gestionar de alguna manera.

Hay muchas mamás que no dan pecho porque no quieren pero son muchas más las que tienen que tomar la decisión de dejarlo cuando este no era su deseo. Sí, lo deciden ellas, lo dejan ellas pero es una decisión basada en consejos inadecuados, en la falta de formación de los profesionales que deberían saber mucho más de algo sobre lo que aconsejan a diario. La decisión de abandonar debería estar basada en el conocimiento de todas las opciones, de todas las posibilidades, solo de esta manera, una decisión es la más acertada y muchas de ellas deciden sin tener información de calidad sobre lo que les pasa a ellas y a sus bebés y esto no es justo en un mundo en el que cada vez sabemos más, cada vez estamos más especializados y más formados.

Como os decía queda mucho camino por recorrer. El año pasado en la Semana Mundial de la Lactancia Materna se lanzaba un mensaje de apoyo para las mamás que lactan, en el autobús, en el trabajo, en el restaurante… Os he incluido el cartel que resumía las imágenes de la campaña. Es importante que las que deciden hacerlo, se sientan apoyadas, se normalice que esto es algo natural, que no hay nada perverso en hacer lo que la naturaleza pensó para favorecer el desarrollo y la salud de los bebés y de las crías de todos los seres mamíferos, por mucho que hayamos evolucionado a nivel cultural, en esencia seguimos siendo biológicamente como aquellos primeros hombres y mujeres que se diferenciaron de otros animales. Las necesidades básicas de alimento, abrigo, seguridad, contacto… siguen siendo las mismas.

Este año, se plantea la lactancia materna evitando el conflicto. Siempre me he planteado por qué cuando una mamá tiene problemas con la lactancia, a su alrededor todo el mundo empieza a cuestionarla, por qué cuando hay familias que defienden la lactancia materna siempre hay otras que se sienten molestas porque ellas no lo hicieron y sienten que se les está recriminando algo. La lactancia materna es una decisión de la familia y especialmente de la mamá y el bebé porque con ello se satisfacen necesidades de ambos. Si alguien siente que no es su opción, adelante, somos libres de hacer lo que consideremos, ahora hay otras alternativas. Pero cuando alguien tiene dudas, lo está pasando mal o necesita ayuda, hay que tratar de ayudarle a encontrar soluciones a lo que le pasa, si quiero dar el pecho alguien tiene que ayudarme a dar el pecho no a abandonarlo. Y nadie debería ponerse a la defensiva por esta situación.

Como siempre, se trata de respeto y de ayudarnos los unos  a los otros, las unas a las otras para poder ofrecer a nuestros hijos e hijas lo que consideramos que es lo mejor. La ciencia lo tiene claro, basemos las decisiones y las formas de ayuda en el conocimiento y no en el resentimiento.

Mi abrazo para todas esas mamás que sufren al principio o en cualquier otro momento de la lactancia, las que disfrutan de sus bebés y sus lactancias ajenas a cualquier problema, las que decidieron prolongar este vínculo más allá de lo mayoritario, las que decidieron destetar porque sintieron que era el momento y también a aquellas que decidieron no lactar porque tenían sus motivos.

Os dejo un vídeo que a Pequeñita y a mí nos encanta y que aún me pide de vez en cuando. Tengo que reconocer que al escribir este post se han removido muchas cosas dentro de mí, ¡son tantos recuerdos!

¡Feliz Semana de la Lactancia Materna!

 

¿Quieres un DESCUENTO para realizar cursos de formación on-line muy recomendables?

Si estás interesado en realizar un curso de la Escuela Bitácoras, ahora puedes matricularte con un descuento si entras a través de estos enlaces (pincha en la foto) e introduces el cupón: LAMAMADEPEQUENITA. Te aseguro que es una formación muy recomendable, realizada por profesionales muy interesantes y por un precio muy razonable. Infórmate sin ningún compromiso pinchando en la foto de cada uno.

 

913 Total visitas 2 Visitas hoy
ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

5 thoughts on “Feliz Semana Mundial de la Lactancia Materna 2017 #SemanaMundialDeLaLactanciaMaterna

  1. Así es, debemos seguir trabajando para hacerlo visible, para que otras mamás y otras familias encuentren apoyo y refuerzo si desean continuar con sus lactancias y para tratar de contribuir a preservar lo natural de generación en generación. Un abrazo y gracias.

  2. Magnífico post! En tres días celebraré el primer cumpleaños de mi hijo y, con ello, el primer año de lactancia materna que, espero, dure mucho más. Como dices, los inicios no siempre son fáciles. A nosotros nos costó mucho instaurar la lactancia, sufrí grietas, mastitis, problemas de agarre y postura, desesperación, pero seguimos adelante y no tuve que recurrir a un solo biberón de leche de fórmula a pesar de que mucha gente me decía que “no pasaba nada si no le daba el pecho”. Yo deseaba mucho amamantar a mi bebé y a pesar de la soledad que sentí a veces por ello, la falta de apoyo en algunos momentos, lo conseguí y el día del cumpleaños de mi nene, además de soplar la vela por él voy a hacerlo también por mí, por estos 12 meses de lactancia. Un abrazo.

  3. Precioso Soraya, yo también estoy muy emocionada con el tema de la lactancia. Y precisamente esta semana he escrito sobre los comentarios que recibimos las mamás en lactancias “prolongadas”. No es un camino de rosas, y hay que ser muy fuerte y tener mucho apoyo para conseguir las lactancias deseadas, así que todos los que escribimos, hablamos y trabajamos en ello hacemos una labor muy importante. Fuerte abrazo y gracias por compartir tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *