Globos sensoriales: juego de discriminación táctil

juegos discriminación sensorialOs traigo un material que elaboré gracias a  Amaya y Jeni de Monetes, un espacio de crianza muy interesante que hay en Rivas y que os recomiendo. Lo utilizaron en un taller de Montessori de andar por casa que hice con ellas. Me gustó mucho porque era muy sencillo y podía servir para la discriminación por el tacto, a ciegas, que es una forma interesante de trabajarlo sin que la vista haga un papel principal en la percepción. Las tarjetas que veis las ha diseñado Jeni y tuvo la generosidad de compartirlas conmigo, por eso no las adjunto, no son mías. Pero como veréis es sencillo crear las vuestras propias.

Materiales:

Todo lo que necesitáis es:

  • Tarjetas diseñadas con los materiales que queráis emplearglobos sensoriales
  • Globos (tantos como materiales)
  • Diversos materiales
  • Un cesto para poner los globos y las tarjetas (ahora lo tenemos y está todo colocado en la estantería para que lo coja cuando quiera , cuando hice las fotos con Pequeñita aún no lo teníamos)
  • Una alfombra (sería bueno trabajar encima de una alfombra que delimita el espacio de la tarea, pero ya sabéis que yo soy un poco espíritu libre)

juegos sensoriales para niñosNuestros globos tienen estos materiales:

  • Maíz
  • Lentejas
  • Garbanzos
  • Piedras
  • Agua
  • Gel (se desintegra con el paso del tiempo o al menos el nuestro, así que os recomiendo guardar algún globo extra del mismo tipo para reponer pasados unos meses)
  • Azúcar
  • Canicas

Podéis ampliar o hacer otras opciones: arroz, avena, pasta, abalorios…

Cómo se usa:

material discriminación sensorialLo ideal es hacerlo en un espacio libre de otros estímulos y distracciones. Yo entiendo que la alfombra es interesante para acotar un espacio y por tanto centrar la atención teniendo en cuenta que es inevitable que alrededor haya otras fuentes de estímulos, si es la habitación donde están sus juguetes o es el salón… Las casas normalmente no son tan grandes como para tener un lugar aislado para hacer una actividad.

Colocamos las tarjetas en una superficie diáfana, podemos dejar los globos en el cesto. Lo que yo hice la primera vez fue hacerlo yo despacio, tocando bien cada globo, comparando uno con otro (yo sabía perfectamente a la primera lo que era cada cosa, porque lo había hecho yo y tengo una edad, pero la idea es mostrarle qué se puede hacer con aquello) y al terminar de colocar todos los globos, lo recogí y la invité a hacerlo.

Como lo de ser espíritu libre es hereditario, hay días que lo hace ella sola, hay días que me pide que lo hagamos juntas y vamos colocando tranquilamente, otras me da unos globos (los que le cuestan más) para que los ponga yo… El caso es que ella suele poner bien la mayoría.

¿Qué pasa si se equivoca?

Lo ideal sería que no corrigiéramos, como también lo ideal es que no digamos: “¡muy bien, has puesto todas!”, jajaja, a ver cuántas sois capaces de hacerlo. Esta es la teoría, si podéis aguantaros mejor, se trata de que el estímulo sea la propia tarea y su aprendizaje y no contentar a mamá, pero esto da para muchos debates, ya me pasó cuando hablé de si era bueno elogiar a los niños y las niñas y se montó una buena.

El caso es que podéis hacer lo que queráis que para eso sois las madres, padres, educadoras o tía favorita, pero si no ideas de juego sensorialcorregís ni intervenís el aprendizaje (que llegará cuando llegue de manera completa y por sí solo) será más duradero y más auténtico porque lo habrá hecho el niño o la niña sola. “Lo que se aprende manipulando no se olvida”, decía María Montessori, pero además de manipular, es necesario que haya una experimentación auténtica por parte de las y los más pequeños y no siempre les dejamos. Al final terminan haciendo lo que queremos como en una orquesta: “pon esto aquí, esto aquí no, fíjate bien que creo que eso no va ahí, ¿estás seguro?, ¡muy bien, lo has conseguido!” Pero, ¿quién lo ha conseguido? ¿El niño, la niña o yo?.

La primera vez que Pequeñita hizo esto, colocó todos como a ella le pareció, muchos no estaban en su lugar, unas cuantes veces después, ya colocaba bastantes más y ahora tiene dificultades con el maíz y las lentejas (apenas hay diferencia al tacto) pero el resto los coloca todos. Es gracioso porque los estruja, los tira al suelo para ver cómo caen… Os animo a observar y disfrutar de esa manera sin intervenir aunque sea para probar, a ver qué cosas suceden.

A lo mejor no es el momento

juego sensorialA lo mejor lo hacéis se lo enseñáis y no le llama nada la atención, no pasa nada, no será el momento. Yo lo dejaría un tiempo a su alcance a ver qué pasa y si en un tiempo prudencial no lo usa, lo  guardaría para más adelante.

Hay niños y niñas que se frustran porque no les sale o porque no les gusta tener a alquien encima diciendo: “así no, no es ahí…” y prefieren jugar a otra cosa donde no haya nadie encima de ellos diciendo lo que tienen que hacer. Si se lo ofrecéis y dejáis que ellos y ellas hagan, si no es el momento no asociará tampoco alguna de estas cosas negativas y es más probable que lo use en el futuro y disfrute con ello.

Todo porque se trata de: APRENDER DISFRUTANDO. Tenedlo en cuenta, aprender sin disfrutar en estas edades es una pena cuando son capaces de ilusionarse con cualquier cosita bien planteada.

Te dejo otro material de discriminación sensorial, este visual relacionado con los colores pero que trabaja también la psicomotrocidad fina, por si te animas, pincha aquí.

Espero que os guste la idea. Si os animais a hacerlo y queréis compartirlo, lo publico por aquí, será un placer. Y si crees que a alguien le puede venir bien, comparte, será un honor.

3917 Total visitas 1 Visitas hoy
ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 thoughts on “Globos sensoriales: juego de discriminación táctil

  1. Este juego debería tener alguna medida autocorrectiva, es cierto, no sé bien cómo. Pero aún sin tenerlo, si el niño o la niña están preparados, se corrigen porque a medida que van poniendo los globos, si se han equivocado se dan cuenta cuando les quedan pocas opciones para colocar de que hay alguna mal y rectifican, pero deben estar preparados. No me atrevo a decir con que edad ocurre esto porque tiene más que ver con las características del niño o la niña y lo experimentados que estén con juegos de este tipo. Si se te ocurre alguna forma de autocorregir comparte, ¿vale?

  2. Hola! Llevo dos dias bicheando en tu web y me encanta! ME has hecho reflexionar sobre un monton de cosas, especialmente mi falta de paciencia con mis niños…. En fin ese es otro tema. Ahora mi duda es la siguiente: yo cojo una tarjeta y en la mitad imprimo imagenes por ejemplo de piedras, garbanzos… Básicamente sólidos, entiendo. Y luego meto en globos 4 o 5 piezas de esos elementos para que ellos al tacto los relacionen? Y como comprueban ( por si mismos) que han acertado? Perdón por la pregunta porque seguro que soy tonta pero no lo veo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *