Operación pañal: consejos para hacerlo de manera respetuosa.

control de esfínteresEn el primer post de esta serie, Lo que todas las personas deberían saber del control de esfínteres, intenté transmitiros algunas informaciones básicas sobre este tema con la idea de hacer este proceso madurativo más respetuoso.

Descuento My little book boxHoy os traigo algunos consejos sobre lo que podemos hacer para acompañar el control de esfínteres y especialmente, lo que no se debería hacer, que es mucho más importante. Para ello me apoyo en argumentos de Laura Gutman que ya te comentaba en ese post anterior y también en algunas ideas claves de Carlos González.

Empiezo con unas palabras del pediatra:

“Pero si no le quitamos nunca el pañal, ¿cómo aprenderá? ¿No seguirá llevando pañal toda la vida? Lo dudo. No conozco a nadie que haya hecho la prueba; pero sospecho que, incluso si los padres no tomasen nunca la iniciativa, todos los niños acabarían por arrancarse el pañal ellos mismos. Nadie va con pañal por la calle a los quince años”.

¿Qué cosas podemos hacer?

La mayoría de estas ideas están pensadas para hacer a partir de los dos años, en condiciones generales, si consideráis que están preparados o preparadas antes, se puede hacer antes. Aunque la mayoría de los niños controlan esfínteres pasados los dos años y medio.

Vaya por delante que nosotros no le hemos quitado el pañal, de esto os hablo en la siguiente entrada, le preguntamos si quiere pañal o braguitas y dependiendo del día o el momento va decidiendo. Desde nuestro punto de vista la experiencia está siendo buena porque vemos que ya es capaz de controlar, ahora falta que se habitúe a no llevar pañal. Los consejos que os doy aquí pretenden servir a muchos niños y niñas, en otro momento, os contaré nuestra experiencia personal que seguro que es lo que menos sirve para generalizar a otros casos.

  • Se puede volver al pañal tantas veces como sea necesario, casi todas las madres y padres que conozco cuyos hijos o hijas ya controlan esfínteres por el día, les ponen pañales para la siesta y la noche, al menos al principio. ¿Qué pasa por ponérselos en algún momento también por el día?
  • Organizar el cuarto de baño para que tengan autonomía suficiente para hacer pis o caca en el retrete: reductor de WC, banquito para que alcancen, escaleras, orinal… Esto se puede plantear como un juego, se pueden subir a la taza, quitarse el pañal o bajarse bragas o calzoncillos, sentarse, limpiarse con papel higiénico, etc. Si tienen algún interés o se sienten preparados o preparadas lo utilizarán, si no pues servirá para cuando llegue el momento.
  • Dejarles pasar al baño con papá y mamá y explicarles lo que estamos haciendo, incluso enseñarles el resultado. Aquí si nuestros nuevos complementos del baño no han tenido mucho éxito, podemos explicarles que el banco y el reductor son para que él o ella puedan hacer lo mismo cuando quieran usarlo.
  • Utilizar ropa cómoda que ellos y ellas puedan subir y bajar, así como colocarse adecuadamente una vez terminen de hacer pis o caca una vez que sean autónomos y autónomas. Mejor goma que cremallera, mejor velcro que botones, todo lo que facilite que puedan desvestirse a tiempo y vestirse de manera adecuada. Este lo añado por recomendación de Almudena una maestra perteneciente a las Mamis del Ensanche que me recordó que no lo había incluído, es fundamental.
  • Si estamos fuera de casa o es necesaria nuestra ayuda para hacer pis o caca, recordarles de vez en cuando (no cada veinte minutos) que puede avisarnos si tiene ganas para buscar un sitio o acompañarlos al baño.
  • Hay niños y niñas que viven este proceso como algo complicado que les genera dudas y miedos, incluso aunque se haga de manera respetuosa. Explicarles que no pasa nada porque se hagan pis o caca, que pueden probar, que si no están preparados volveremos a poner el pañal y listo, este tipo de mensajes pueden ser claves para animar a los más auto exigentes y para no agobiar a las y los que no están preparados.
  • Si tras varios intentos porque pensamos que estaba preparado o preparada, vemos que aquello no funciona, volver al punto de partida y decirles que cuando se sientan preparados, avisen y ya volveremos a intentarlo.
  • Si observamos que al quitarle el pañal, el niño o la niña, deja de hacer caca, probar a ponérselo otra vez para ver si hace. La idea es evitar estreñimientos inútiles. Hay casos gravísimos por procesos de “despañalización” mal llevados. Niños que retienen las cacas porque son incapaces de gestionar este tema y esto acaba en encopresis, estreñimientos de todo tipo e incluso fístulas por una retención excesiva de heces y su salida posterior. Esto es más habitual de lo que parece, aunque como otras cosas queda en la intimidad del hogar. Por favor, seamos sensatos y evitemos este tipo de situaciones horribles a los niños y niñas de nuestro entorno, el desarrollo no es una competición para ver quien llega primero.
  • Llegar a acuerdos respetuosos si no hay control y no quiere llevar pañal o quiere llevarlo cuando ya es capaz de controlar. Pueden ser del tipo: “¿qué te parece si estás en casa sin pañal y cuándo salgamos a pasear te lo pones?
  • Carlos González recomienda consultar con el pediatra, si pasados los cuatro años, el niño o niña no controla esfínteres de manera habitual, se entiene que un accidente o una mala racha puede tenerlo cualquiera. Con los más pequeños a veces somos más exigentes que con las personas adultas.

control de esfínteres¿Qué cosas no se deben hacer?

  • Reprocharle al niño o niña que se lo ha hecho encima, sea cual sea la circunstancia, durante el proceso de “despañalización” (este término se lo robo a Bei de Tigriteando) ni después. Porque como os decía en el post anterior, nunca jamás hacen esto para fastidiarnos y a nadie le gusta que le reprochen que no hace bien las cosas cuando no estamos preparados o preparadas para hacerlas.
  • Obligarles a estar sentados o sentadas durante tiempos estipulados en el water o en el orinal. Incluso aunque sea cantando una canción o haciendo un juego. Si hemos comprendido bien que el control de esfínteres depende de la maduración biológica del mismo, ¿comprendéis lo ridículo de este tipo de acciones tan habituales? A mi me parece que esto como mucho puede servir para ahorrar en pañales pero para avanzar en este proceso, ya me diréis cómo. Puede ser que consigamos que le coja manía al water y el orinal y retrasarlo.
  • Mostrarse impacientes ante la falta de control por parte del niño o la niña. Puesto que no depende de ellos y ellas, les estamos exigiendo una responsabilidad que no les corresponde.
  • Negarles el pañal si nos lo piden. Si lo hacen, como ya decía Laura Gutman (ver otro post), “nadie pide nada que no necesite“. A lo mejor nos hemos precipitado o no es el momento. A lo mejor si lo es, pero el niño o la niña necesita ganar en seguridad, saber que puede tener más tiempo, que si se equivoca habrá vuelta atrás, etc. Controlar esfínteres depende de la maduración pero acostumbrarse a ir sin pañal, usar el retrete o el orinal, hacer pis o caca sentados, todo esto son aprendizajes nuevos y cada persona aprende con un ritmo y con unas motivaciones. Hay niños y niñas que están preparados y controlan esfínteres pero no quieren quitarse el pañal e incluso si están desnudos en la playa, lo piden para hacer caca o pis. Recordad que hemos sido nosotros (papá y mamá) quienes les hemos acostumbrado a llevarlos.
  • No asombrarse, reirse, quejarse… No tenemos ningún derecho a hacer esto y podemos hacer mucho daño. Por lograr un avance no sumemos un retroceso, no condicionemos al niño o niña, no ataquemos su autoestima.
  • Obligar a un niño o niña a ponerse el pañal cuando no quiere hacerlo porque consideremos que no hay control por su parte y es más cómodo. Si no quieren ponérselo incluso aunque sea evidente que no hay control todavía, será porque para ellos y ellas es vivido como un fracaso, no generemos tensiones innecesarias. Hablemos sobre el tema, demos nuestra opinión desde el respeto pero transmitiendo que vamos a respetar lo que decidan finalmente.
  • Nunca jamás digas aquello de: “pero, ¿tan mayor y todavía con pañales?” o aquella de “los niños mayores no llevan pañales” y la terrible “como te sigas haciendo pis o caca encima, te tendré que poner pañales como a una niña pequeña”. De verdad no hay ninguna necesidad, no aporta nada positivo y podemos hacer mucho daño.

Pero, ¿qué pasa con las noches?

Lo que dice Carlos González es tan explícito que os lo pongo literal:

autonomía en el cuarto de baño“Hay personas que tienen enuresis (hacerse pis en la cama) hasta la adolescencia o incluso toda la vida. Durante la Primera Guerra Mundial, el 1% de los reclutas norteamericanos fue declarado no apto para el servicio por este motivo. La enuresis nocturna casi nunca tiene causa orgánica o psicológica, sino que depende de la maduración neurológica y de las características genéticas (va por familias). Algunos niños consiguen no hacerse pipí en un día especial (por ejemplo, en casa de un amigo), a costa de pasar la noche prácticamente en vela. Por supuesto, no pueden hacerlo muchos días seguidos. Por desgracia, algunos padres no comprenden el enorme esfuerzo que han hecho y se lo echan en cara (“en casa de Pablo bien que espabilaste, pero aquí no te preocupas, claro, como estoy yo para lavar sábanas”). Este tipo de comentarios, además de cruel, es falso.

Hace poco, una madre comentaba en un foro de Internet que su hija de siete años se hacía pis en la cama. Otra madre le contestaba así: “Yo estuve haciéndome pis hasta los dieciséis años, y peor que me sentía y más acomplejada que nadie… Me tiraba las noches en vela para no mojar la cama, y en cinco minutos que el sueño me rendía, me hacía pis; estaba desde el medio día sin beber nada, era horrible, y seguía haciéndome pis; me levantaba por la noche a lavar mis sábanas para que no se enteraran… No la regañes, no la responsabilices, es una enfermedad, de pronto un día dejé de hacérmelo. Mi hijo mayor se hizo pis hasta los trece años…”

Sobre la encopresis:

“Defecación involuntaria (encopresis) es consecuencia del estreñimiento: se forma una bola que irrita la mucosa rectal y produce una falsa diarrea. El niño no lo hace a propósito, y las burlas y castigos no harán más que empeorar el problema”.

Espero que estas ideas puedan serviros, si no todas, alguna de ellas, para acompañar a vuestros hijos e hijas y alumnado en sus procesos de maduración en relación con los esfínteres. También puedes leer: Nuestro proceso de control de esfínteres respetuoso puedes conocer nuestra experiencia por si te puede aportar alguna idea. Y en este otro post: ¿Por qué un niño o niña no puede ir con pañal al colegio?, comparto contigo mis reflexiones sobre este tema.

Nos encantará saber qué opinas al respecto y sería perfecto poder completar el listado de sugerencias entre todas. Y si te pareció interesante, comparte, por favor.

Fuentes empleadas:
Notas de Carlos González: http://www.todomaternidad.com/crianza/de-0-a-3-anos/34-control-de-esfinteres

Post editado el día 30 de julio de 2015, tras compartirlo con las Mamis del Ensanche.

5398 Total visitas 2 Visitas hoy
ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

7 thoughts on “Operación pañal: consejos para hacerlo de manera respetuosa.

  1. Te entiendo perfectamente jijiji Yo también soy de leer y no comentar. Como el ordenador lo toco poco, comentar desde el móvil se me hace muy cuesta arriba 😛

    Un abrazo 🙂

  2. Es lo que tiene ir en la misma línea, ¡qué bueno dejar las cosas fluir y comprobar que todo va saliendo según lo esperado! Me alegro de que el proceso para tu pequeña esté siendo así. A ver si conseguimos que esos mensajes que queremos transmitir y que coinciden lleguen a muchos niños y niñas. Leo todo lo que escribes y me encanta, perdona que no haga comentarios, mi vida es tan complicada… Y no mejora, salgo de una y me meto en otra. Un abrazo fuerte.

  3. ¡Hola!

    ¡Siempre tan identificada con vosotras! Justo mañana voy a hablar de este tema y en esta línea, claro.

    Nosotras lo hemos hecho así, no se lo hemos quitado, lo ha ido dejando ella y considero que ha sido un proceso tranquilo, hermoso y exitoso.

    Un abrazo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *