Película respetuosa 2: Trolls

Esta es una película que a simple vista puede generar dudas. La protagonista, Poppy, es una troll chica rosa, que cumple todos los criterios para poder decir en términos de mis alumnas que es “muy cuqui”, esta expresión que no deja de sorprenderme. Es una chica que destila purpurina y hace scratch-booking de todo lo que le sucede. Hasta aquí clichés y más clichés, pero resulta que Poppy, además de muy rosa, es valiente, justa, noble y hace todo lo que está en su mano para salvar a su familia, amigos y a su pueblo, además de ser tremendamente solidaria con todas las personas que la rodean, valores que, tal y como está el patio, es necesario ensalzar.

También hay un personaje masculino, Branch, que sufre una transformación muy interesante a lo largo de la película y que merece ser comentado. Aparentemente, es un personaje gruñón, que siempre está enfadado, es el troll que no baila ni canta, ni da abrazos (algo que hacen los Trolls cada hora), ni siquiera tiene colores, en fin, un tipo raro entre los Trolls. A medida que avanza la historia vamos descubriendo por qué él es así. Es un personaje fundamental para que Poppy pueda conseguir sus propósitos, de hecho me atrevería a decir que los logran porque están juntos, él uno sin el otro no sé si podrían. Y ahí es donde, otra vez, a pesar de los aparentes prejuicios y roles marcados, vemos algo interesante y es cómo se complementan personajes bien distintos y cómo se apoyan en momentos claves de la trama, chicos y chicas, rosas y carentes de color, etc.

Esta fue la segunda película que vimos mi hija y yo en el cine, yo iba con mucho miedo porque la primera experiencia fue muy dura. Pero en esta ocasión, fue muy divertido porque era un día del espectador y como era muy pronto, estábamos solas en la sala, así que pudimos cantar y bailar a nuestro antojo y os aseguro que lo dimos todo porque divertida no puede ser más. La banda sonora es de esas que te inyectan un chute de adrenalina y no puedes parar de moverte, en casa la escuchamos muchos días y bailamos hasta que mi hija dice: no puedo más, me duelen las piernas, jajaja.

Me gustó mucho porque sentí que era una película hecha para niños y niñas, con todo lo que eso supone, personajes estereotipados y roles demasiado repetidos, por citar algún ejemplo, pero para las y los más pequeños, al fin y al cabo, que ya me parece un lujo viendo las películas que se les suelen ofertar. Otras opciones que se les ofrecen están llenas de violencia gratuita, chistes para personas adultas y roles que además de ser también estereotipados no son nada respetuosos con los niños y las niñas.

Hay unos personajes, los Bergens, que son aburridos, tristes y encarnan el papel de malos porque piensan que la única manera de ser felices es comiendo Trolls. La primera vez que mi hija los vio, le dieron cierto miedo, os lo cuento para que lo tengáis en cuenta, sobre todo con las y los más pequeños. Hay una Bergen, en concreto, que es la cocinera de los Trolls, que tiene un papel especialmente maquiavélico y que es la que más respeto puede generarles. A pesar de todo, insisto en que siento que es una película para niños y niñas, bien enfocado ese tema, pueden tolerarlo, por supuesto, en compañía, que es como entiendo yo que se debe ver cine en los primeros años.

Trolls es divertida, muy divertida, tan hortera y exagerada que es inevitable no reírse, hay unos personajes de la película que se tiran pedos de purpurina, con eso os digo mucho. Su música, temazos funk en su mayoría, te invita a bailar, a reír y a moverte aunque también hay alguna balada de esas tremendas de las de llorar. Pero además de esto, lo más  importante para mí es que es un canto, y nunca mejor dicho porque se pasan toda la película cantando y bailando, al optimismo, a arriesgarte por lograr aquello que deseas y por defender lo que más te importa, a encontrar fuerzas para salir adelante incluso en los momentos más duros y más tristes. Una historia cuyo trasfondo tiene un mensaje claro de qué es la felicidad, cómo se encuentra y para qué sirve. Y creo que esto último es lo más bonito de la película y lo que a mí más me gustó.

Después de verla, es inevitable que pases varios días canturreando sus estribillos y esto es otra cosa positiva, es música de verdad, muy moderna y con mucho sintetizador, ya os dije que es música funk, pero al menos es música real, no creada para niños y niñas con lo que eso suele suponer, así compensamos la gran cantidad de música basura que suelen consumir nuestros pequeños y pequeñas, aquí no voy a dar ejemplos por respeto, pero muchas de las personas que me leéis sabéis a qué me refiero. Así que eso también es otro punto positivo para esta obra que yo recomiendo sin ninguna duda.

Trolls, es una película del año 2016, que dura 92 minutos y es de nacionalidad estadounidense. Su director es Mike Mitchell y es una producción de Dream Works Animation /20th Century Fox.

Las fotos utilizadas en la entrada han sido extraídas de la página oficial de la película. Excepto la carátula que ha sido tomada de Filmaffinity.

Si quieres ver la sección de películas infantiles respetuosas, pincha aquí, recuerda que es una sección nueva que irá ampliándose con el tiempo.

¿Quieres un DESCUENTO para realizar cursos de formación on-line muy recomendables?

Si estás interesado en realizar un curso de la Escuela Bitácoras, ahora puedes matricularte con un descuento si entras a través de estos enlaces (pincha en la foto) e introduces el cupón: LAMAMADEPEQUENITA. Te aseguro que es una formación muy recomendable, realizada por profesionales muy interesantes y por un precio muy razonable. Infórmate sin ningún compromiso pinchando en la foto de cada uno.

652 Total visitas 1 Visitas hoy
ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

One thought on “Película respetuosa 2: Trolls

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *