¿Qué es el apego? Primera parte

Apego seguroEn esta primera entrega, definimos el apego y mostramos unas pinceladas sobre lo que supone el estilo de apego seguro.

El ser humano y por supuesto, nuestros bebés, necesitan del contacto para sobrevivir, tanto que sin él, niños y niñas recién nacidos podrían fallecer. Este es el motivo de que se vayan cambiando las políticas de los hospitales para las zonas de neonatos intentando que las familias puedan estar más tiempo en contacto con los bebés y tratando de que el personal sanitario entre en contacto con estos niños y niñas en algunos momentos. Todo ello para evitar el Spitz o Síndrome de Hospitalismo, de este tema hablaremos en otro post.

Definición de apego:

Como la necesidad de establecer vínculos afectivos percibidos como incondicionales y duraderos. Así cuando hablamos de estilos de apego, nos referimos a las diferentes formas de relacionarse con los niños y las niñas por parte de sus madres o padres, que suelen ser las principales figuras de apego. Esta relación que supone la base de la supervivencia de nuestra especie, puesto que permite al bebé asegurarse una serie de cuidados maternales básicos como son la seguridad y la alimentación, condicionará las futuras relaciones del pequeño o la pequeña con otras personas a lo largo de su vida. Y esto es así porque este vínculo afectivo nace de la necesidad afectiva más fuerte y estable del ser humano a lo largo de todo su ciclo vital.

Importancia del vínculo de apego:

En este estilo de apego son la disponibilidad de la persona adulta a las llamadas de atención de la niña o niño y la sensibilidad a las necesidades expresadas por estos últimos. En función de la existencia o no de estos dos rasgos y la forma en que aparecen en las relaciones maternofiliales y paternofiliales, se desarrollará un apego seguro, inseguro o evitativo o un apego de ambivalencia. Las conductas de apego son observables y cuantificables y se muestran en la búsqueda de proximidad, contacto y comunicación de los y las bebés hacia la persona adulta.

Las personas desde nuestro nacimiento, construimos modelos representacionales del mundo y de nosotras mismas dentro él. Estos modelos nos permiten entender los hechos que nos rodean, percibir a los otros, interpretarlos, predecir lo que puede ocurrir en base a nuestra experiencia anterior en situaciones parecidas, etc. Dentro de estas representaciones, son clave las que hacemos de nuestras figuras de apego, lo que son para nosotras y lo que se espera de ellas. También es importante la valoración que estas figuras de apego tienen y demuestran a sus hijos e hijas. El desarrollo de nuestra identidad personal, o lo que es lo mismo, nuestra idea acerca de quiénes somos y nuestra autoestima estarán determinadas por el hecho de que nos sintamos personas valoradas y queridas por nuestras figuras de apego.

A mí me descubrió lo que era el apego, mi querido profesor Félix López, mi maestro como yo lo considero, Catedrático de la Facultad de Psicología de Salamanca, donde estudié. Para él, el apego es el vínculo afectivo por excelencia y así nos lo hacía sentir. Los niños y las niñas lo establecen durante el primer año de vida con las personas que los cuidan y salvo situaciones muy excepcionales, lo mantienen a lo largo de toda la vida y en muchas ocasiones, más allá de esta, siendo figuras de referencia incluso después de haber fallecido a través de los valores aprendidos, los ejemplos de conducta, etc. Vínculos de apego se pueden establecer a lo largo de toda la vida, de esta manera niños y niñas más mayores pueden a pegarse a sus familias adoptivas, nos apegamos a nuestra pareja en la vida adulta, etc.

En la segunda entrega, que se publicará el día 8 de mayo, seguiremos avanzando en el concepto de apego, mostrando cuáles son los componentes básicos, las características y funciones mostrando finalmente en qué consisten los diferentes estilos de apego. Incluiremos también unas pautas que pretenden favorecer el estilo de apego seguro, que es el más deseable.

BIBLIOGRAFÍA:

LÓPEZ, F; I. ETXEBARRIA, M.J. FUENTES y ORTIZ, M.J. (eds.), Desarrollo afectivo y social, Madrid, 1999.

ORTIZ, M. J. y YÁRNOZ, S., Teoría del apego y relaciones afectiva,. Bilbao, 1993.

LÓPEZ, F., Amores y desamores: Procesos de vinculación y desvinculación sexuales y afectivos, Madrid, 2009.

GÓMEZ, J., Apego y sexualidad: entre el vínculo afectivo y el deseo sexual, Madrid, 2009.

1888 Total visitas 1 Visitas hoy
photo by:
ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

3 thoughts on “¿Qué es el apego? Primera parte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *