6 consejos para facilitar la visita al médico con tus hijos e hijas

ir al médico con tu hijo¿Tu hijo o tu hija sufre muchísimo cuando ve una bata blanca? ¿La visita al médico es una causa de estrés en vuestra familia? Hoy te cuento algo que nos pasó y te traigo algunos consejos para intentar facilitar la visita al médico.

Hace unas semanas, paseando por la Feria del Libro en el Retiro, Pequeñita tuvo un accidente. Un chico que venía caminando frente a nosotros con un monopatín bajo el brazo, se giro en algún momento y le golpeó en la cabeza a mi niña que venía corriendo despistada. Os podéis imaginar el susto, el golpe de su cabeza contra la tabla fue tremendo. Ella llorando, todos nerviosos… Inmediatamente la puse al pecho, eso nunca falla y enseguida se tranquilizó. En todo este lío, yo no le había mirado la herida, estaba más pendiente de acompañarla que de lo que se había hecho. Pero cuando pude verlo, pensé enseguida que necesitaría un punto, con suerte, de aproximación.

Una pareja que había visto todo nos dijo que estaba muy cerca el Hospital del Niño Jesús, el chico del monopatín que parecía un buen chico la verdad, estaba allí asustado y me dijo: ¿ahora qué tengo que hacer? Pobre, tendría unos trece años y demostró ser muy responsable, la verdad. Aunque en ese momento yo no le contesté muy bien y le dije que no podía hacer nada y que se fuera. Cuando Pequeñita estaba más tranquila, nos encaminamos hacia el Hospital. Lo primero que piensas como madre es, «menudo lío ahora, lo va a pasar fatal, como tengan que coserla me muero, va a ser muy doloroso, mi niña…»

La cuestión fue que llegamos al Hospital y todo fue fenomenal, ella se mostró colaborativa, es verdad que le pusieron un punto de aproximación (de los de pegatina) y hubo un momento en que le dolió porque ponen como una especie de pegamento que le escocía, se abrazó fuertemente a mí y aguantó como una campeona tumbada en la camilla.

Después de esto he reflexionado mucho sobre qué cosas hacemos mal en relación con este tema y qué hicimos en esta ocasión para que todo fuera tan fácil. Esto porque os aseguro que las revisiones rutinarias con nuestra pediatra eran como una tortura, se pasaba toda la visita llorando a moco tendido. Veamos algunos consejos que os pueden ser de utilidad.

¿Qué hacer para facilitar la visita al médico?

1. Prepárale para lo que va a vivir.

Siempre que sepas qué va a pasar en la consulta, cuéntaselo, explícale paso a paso qué cosas sucederán para que esté preparado o preparada, eso ayuda a reducir el estrés dando sensación de control de la situación. Como ya sabe lo que va a pasar no tiene tanto miedo pensando en qué cosas terribles le harán. Si es una revisión, cuéntale que le van a mirar los oídos, los ojos, que le tocarán la barriga para ver como está su cuerpo por dentro, que escucharán como late su corazón… Intenta contárselo como algo atractivo que le va a ocurrir y cuando esté en la situación generará emociones positivas. Cuando nos pasó aquello en el Retiro, en el camino al Hospital, yo le decía todo el rato que a lo mejor le ponían una pegatina para curarle, a ella le encantan las pegatinas, no se me ocurrió otra forma mejor de contárselo y fue un éxito.

2. Cuida tu lenguaje al referirte a médicos  y hospitales.

Es importante evitar expresiones de este tipo:

– «Si no te pones la chaqueta, te pondrás mala y tendrás que ir al médico»: de esta frase se deduce que el médico es un ser terrible al que hay que evitar, por eso debes ponerte la chaqueta. Luego no debería asustarnos que le dé miedo encontrárselo de frente.

– «Vendrá un médico y te pondrá una inyección en el culo»: no debemos decir esto, primero porque no es verdad, hagas lo que hagas, no va a venir un hombre con bata blanca a ponerte una inyección en el culo, cualquier persona adulta lo sabe, si te ocurre esto es porque te toca vacuna y en ningún caso nos interesa generar estreses innecesarios acerca del hecho de ponerlas.

Al contrario, deberías emplear mensajes positivos para referirte al personal sanitario (médicos/as, enfermeras/os). Se trata de que genere en su vida cotidiana una buena impresión de estos profesionales, no en que de repente el día de antes de una visita le cuentes una y otra vez lo fantásticos que son los y las médicas. Alguna vez le digo a Pequeñita que si un día le duele la barriga tendremos que ir al médico para ver si puede curarla o le digo que los médicos curan a las personas cuando están enfermas…

3. Muéstrate positiva.

Además de las palabras, tienes que cuidar el tono de voz, el gesto… Los niños y las niñas son radares, captan que algo falla en nuestros mensajes si no somos auténticos. En teoría, el médico es un profesional necesario que nos ayuda en situaciones en las que no sabemos qué es lo que hay que hacer, los pediatras comprueban que todo va bien en las revisiones y nos dan pautas (y medicamentos) cuando están enfermos. En principio la información que deberían recibir nuestros niños y niñas acerca de estos profesionales debería ser positiva. Incluso aunque luego no hagamos caso a todo lo que nos digan.

4. Ante un accidente, mantén la calma.

Si lo que quieres es que tu pequeño o pequeña esté tranquilo cuando tenga que ir al médico, lo razonable es que tú estés tranquilo/a también. Y más si es un accidente. No paro de pensar en que Pequeñita apenas sangró de su herida y eso que era en la cabeza que suele ser bastante escandaloso. Y creo que fue porque al ponerla enseguida al pecho y relajarse, sus pulsaciones no eran muy altas y su corazón no estaba bombeando sangre de manera descontrolada como ocurre cuando perdemos los nervios ante una situación de este tipo. Creo que lo que digo es razonable aunque de estos temas no tengo mucha idea. Si hay algún médico/a en la sala le agradecería que me explicara por qué no sangró apenas mi hija.

5. Busca algún cuento sobre médicos.

Así comprenderán en qué consiste esta profesión y estarán más preparados y preparadas. No hay ninguno de primera mano que pueda recomendarte, aunque tenemos uno desde que ella era muy pequeña y nos ha ayudado mucho, se titula Nuria juega a ser medico, a ella le encanta, Nuria juega con sus ositos a que son pacientes de su consulta. Lo que no me gusta es que se supone que juega a médicos pero se pone disfraz de enfermera, este tipo de cosas me molestan y le leo «disfraz de enfermera médica». Buscando por ahí he encontrado uno que tiene buena pinta, de esta editorial tenemos uno que nos gusta mucho, se titula, El pequeño Edu va al pediatra. Si lo conocéis contadme qué tal, ¿vale?

6. Favorece el juego simbólico en relación con este tema.

al médico con tus hijosSi tienen oportunidad de jugar a ser médicos, enfermeras, «curar» a sus muñecos, etc., están experimentando con sus miedos y sus dudas, buscando soluciones a problemas que les genera este tema, acostumbrándose a situaciones… Para ello puedes improvisar una consulta para sus muñecas o conseguir una bata blanca y un maletín. No se trata de forzarlo, el juego simbólico es algo espontaneo, si no quiere jugar a eso por mucho que te empeñes, no lo hará y no tiene sentido hacerlo. En la foto podéis ver como después de su accidente, Pequeñita «curó» a su muñeca con pegatinas.

Y si hablamos de hospitalizaciones de larga duración…

Estoy hablando de revisiones ordinarias, consultas por males menores o accidentes pequeños. Luego hay otra realidad, la de los niños y niñas hospitalizado largas temporadas por enfermedades graves, esto da para una colección de post. De momento diré que aunque se les esconda muchas veces lo que les van a hacer en las pruebas médicas para que no sufran antes de tiempo, hay veces que puede ser un error. Son muchas las ideas que se generan en torno a esta situación: la incertidumbre de  no saber si te harán daño, qué prueba viene después, cuántas habrá, cuándo me lo harán, cuándo se acaba esto… Son situaciones que generan mucho estrés, el cual no es buen aliado para la recuperación de ninguna enfermedad. Cuanto menos genere el niño o niña hospitalizado mucho mejor. Aprovecho para enviar un abrazo muy fuerte a todas las familias que se encuentran hospitalizadas ahora o de manera habitual en otros momentos, con sus niños y niñas. Lo siento muchísimo, . No se me ocurre nada más terrible que tener a tu hijo o tu hija enferma.

Espero que estos seis consejos puedan hacerte más llevadera la visita al médico. ¿Se te ocurre alguno más para completar la lista? ¿Querrás compartirlo con nosotras (personas que leemos este blog)?

Por favor, si te gustó el post, comparte. Un abrazo.

2523 Total visitas 1 Visitas hoy

Un comentario en “6 consejos para facilitar la visita al médico con tus hijos e hijas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *