El efecto contrario o «¡socorro, tengo un bebé y no puedo hacer nada!”

Resulta que tienes un bebé que un par de veces al día, más la de la noche, se echa una siesta larga en la cama o en la cuna que te permite dedicar tiempo a tu otro hijo o hija, hacer algo en casa o simplemente descansar (esto último es más un deseo que una realidad). Pero justo en esos días en que te propones hacer alguna tarea de las que requieren las dos manos, parece que no hay forma de que se duerma si no es en brazos.

O tienes un bebé que suele quedarse tranquilamente con su papá o con otro miembro de la familia o amiga un ratito y con eso también logras hacer tareas básicas como ducharte, organizar la ropa o recoger alguna cosa de la casa. Pero hoy no, hoy que tienes que dedicar un rato a hacer una gestión en el ordenador, a colocar algunas cosas o cualquier otra misión que te propongas, no hay manera de soltarlo o soltarla de la teta y recibir la ayuda que tanto necesitas.

Si estás viviendo esto o lo has vivido alguna vez, sabrás lo frustrante que es y los quebraderos de cabeza que genera.

¿Qué puede estar pasando?

Hay dos razones que explican fácilmente esta reacción de tu bebé o al menos esa sensación de que es imposible hacer nada de lo que quieres hacer.

La primera es que tu bebé está captando que en cuanto se duerme o está tranquilo o tranquila, te deshaces de él y lo colocas en brazos ajenos o pasa de los brazos a la cama, la cuna… Eso seguramente le generará cierta ansiedad, así que tratará de compensarlo pasando todo el tiempo que pueda contigo, si la forma de garantizárselo es la teta, se quedará enganchada o enganchado, si lo que funciona es llorar, pues eso es lo que hará para garantizarse que está a tu lado y lo sostienes, física y emocionalmente.

Otra razón puede ser que la situación no sea tan insostenible por parte de tu bebé como te parece. El problema puede ser que tu necesidad te haya hecho generar expectativas poco realistas. Puede ser que te hayas basado en aquella idea de “seguro que se echa una siesta de dos horas de 16 a 18 y ahí puedo hacerlo” cuando eso no ocurre todos los días. O habrás recordado que algunas veces se queda contento o contenta en brazos de papá o de otra persona e ibas a aprovechar esta situación para hacer aquello que deseas olvidando que a veces se queda y a veces no, y las posibilidades de que hoy sea uno de esos días son inciertas.

Así que mi consejo si tienes que hacer algo es que te hartes de paciencia y asumas que tienes un bebé. Necesitarás varios días y mucho más tiempo del que necesitabas antes para realizar todas esas gestiones sin desesperar.

Puede que tengas suerte un día y todo salga como esperabas, pero recuerda que has tenido suerte, que eso no es lo normal y que la próxima vez nadie te garantiza que sea tan fácil.

No desesperes, disfruta de tu bebé, acompáñale porque eso es un regalo que le das para toda la vida. Pide ayuda pero asume que hasta que no sea más mayor, es más fácil que tú cuides de él o de ella y el resto de personas hagan aquellas tareas que necesitas hacer. Y asume que no lo harán como tú lo haces pero ahora no es momento de complicarte con detalles.

¿Sabéis qué? Escribí este post a modo de desahogo porque estaba pasando por esa situación y mientras lo escribía y me mentalizaba de lo que os estaba contando, Chiquitina se ha quedado dormida al pecho, dormida profundamente y he podido dejarla con su padre para darme un baño con Pequeñita.

Lo dicho, respiremos, relajémonos y hasta dónde lleguemos. En este momento, todo puede esperar excepto nuestro bebé.

Y añado, no permitáis que nadie os diga que no es normal, que no podéis estar con un bebé todo el día enganchado a la teta o en brazos, porque al principio todo el tiempo y después por rachas, si que es normal y si no olvidásemos tan rápido todo lo que supone la maternidad y la paternidad seríamos conscientes de que es inevitable pasar por este tipo de situaciones. Respira para que tus pensamientos no te hagan daño y también para que no te hagan daño las y los opinólogos, que está el mundo lleno. Organiza tu tiempo y tu crianza como más te interese y déjate llevar por tu instinto y si te ves desbordada pide ayuda a quien sientas que va a ponerse en tus zapatos antes de darte un consejo y sobre todo, a quien no te va a juzgar ni a criticar sencillamente porque es el momento de que recibas apoyo y no críticas. Todo esto es como un mantra que me repito a mí misma para tratar de hacerlo así, no siempre es fácil pero hay que intentarlo.

¿Cómo te organizas con tu bebé? ¿Alguna vez te ha pasado esto que cuento? ¿También te has sentido atacada en algún momento de tu crianza? Me encantará leerte en los comentarios.

Cursos que cambiarán tu manera de entender la crianza y la educación

CLAVES PARA CRIAR DESDE EL APEGO SEGURO

El estilo de apego con que nos vinculamos a nuestras personas de referencia determina las relaciones que establecemos con todas las personas de nuestro entorno, en la infancia y en la vida adulta, ¿imaginas la importancia que tiene que este vínculo se establezca en las mejores condiciones?

En este curso encontrarás todo lo necesario sobre estilos de apego y vinculación en la infancia, cómo influye el vínculo que se establece con las y los más pequeños en su infancia y en su vida adulta, cómo generar vínculos seguros, errores comunes en la crianza, claves para docentes y acompañantes, cómo mejorar tus relaciones adultas a través del apego (pareja, familia, trabajo)… y mucho más a partir de los últimos datos científicos sobre el tema y realizado con mucho corazón para que puedas aplicarlo desde la primera lección. Si quieres más información pincha en la foto. Si quieres más información, entra AQUÍ.

¿Buscas aumentar tu conocimiento sobre cómo criar y educar en el respeto?

CRIANZA RESPETUOSA EN LA PRIMERA INFANCIA

El curso que revolucionará tu forma de criar y educar

¿Te gustaría hacer un curso que recoge cientos de claves básicas para criar y educar a niños y niñas de los 0 a los 6 años de manera respetuosa? Pues ahora es posible.

Un curso basado en mi experiencia y formación de los últimos seis años y en el que he puesto mucho corazón. Un curso que pretende llegar a muchos niños y niñas para que tengan la posibilidad de desarrollar al máximo todo su potencial sin dejar de ser ellos mismos.

Una formación que persigue reducir al máximo muchas de las carencias que presentamos muchas personas adultas en nuestra sociedad. Una nueva mirada, pautas concretas de actuación y reflexión como forma de mejorar sus vidas en la infancia y también en la vida adulta. Si quieres más información, pincha AQUÍ.

¿Necesitas ayuda porque tu pequeño o pequeña comienza la escuela, el colegio o se cambia de centro?

EL PERIODO DE ADAPTACIÓN

Un curso que te servirá de ayuda para acompañar en este periodo lleno de cambios que supone el inicio en un nuevo centro escolar. Claves para elegir tu centro educativo, valorar sus puntos fuertes y débiles. Pautas para acompañar a las y los más pequeños en los días previos y también durante el comienzo de la escuela o el colegio. Ideas para detectar cómo se está sintiendo y qué podemos hacer para que se sienta mejor. Si quieres más información, pincha AQUÍ.

OTROS CURSOS DE LA ESCUELA BITÁCORAS

Si no estás interesad@ en este curso pero quieres ver otras opciones, en la Escuela Bitácoras tienes muchas opciones, cursos sobre el sueño infantil, la lactancia materna, la animación a la lectura y muchos otros, a veces, con importantes descuentos. Si quieres ver todos los cuetla oferta total, pincha AQUÍ.

IMPORTANTE: Si vas a adquirir cualquier curso de la Escuela, te agradecería que lo hicieras desde estos enlaces que te propongo, a ti no te supone ningún gasto extra, pero haciéndolo contribuyes con mi proyecto. Muchas gracias de antemano.

 

 

 

 


1332 Total visitas 2 Visitas hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *