Hoy es el Día Mundial de la Donación de Leche Materna

Lactancia maternaHoy en el Día Mundial de la Donación de Leche Materna, en la Carta de Brasilia del año 2010, el Programa Iberoamericano de Bancos de Leche Humana y la Organización Panamericana de la Salud tomó la iniciativa de instaurar un día especial en el que se reconociera internacionalmente la importancia de la leche materna para todos los bebés, ese día era el 19 de mayo.

Para celebrar un día como este, me apetece compartir con vosotras un relato estupendo que escribió Carleth, una de las Mamis del Ensanche, grupo al que pertenezco desde hace más de dos años, una gran comunidad donde compartimos muchas cosas sobre la maternidad y otros aspectos de nuestras vidas, ya os he hablado antes de él.

Aunque el texto no sea mío quería hacer mi pequeño homenaje  a las mamás que entre las miles de tareas pendientes, sacan un ratito para extraerse leche y compartirla con niños y niñas que tanto la necesitan. Mujeres que en muchos casos trabajan y que tienen que hacer el pino puente para poder compartir con sus familias el tiempo que estas se merecen. ¡Muchas gracias a tanta generosidad!

Con este relato, Carleth, ganó el I Certamen de Microrrelatos del Banco de Leche Materna del Hospital 12 de Octubre. Su relato se titula “Ojos de luna llena” y ella misma lo publicó en su blog «Lo que come mi bebé», aquí está el enlace.

La Superluna del 12 de julio de 2014“Cuando paseo con mi mamá por mi barrio, en Usera, las vecinas dicen que soy una niña muy guapa, que tengo la nariz de papá, la boca de mamá y el pelo de mi hermana, pero que los ojos… ¡Ay, los ojos! dicen que no se parecen a los de ninguno en mi familia, que son muy grandes, como de luna llena. ¿Será por eso que veo cosas que nadie ve?

Un día, asomada a mi ventana, vi a una señora que cruzaba la calle con un bebé en brazos. Me extrañó que llevase un par de alas blancas en la espalda y le pregunté a mi mamá que por qué lo hacía. Ella miró, miró y volvió a mirar, pero no vio nada. Entonces me explicó que las madres son ángeles que cargan a sus bebés, y que quizá por eso yo era capaz de ver sus alas. Eso sí, me advirtió que no se lo dijese a nadie, porque sólo las personas especiales podían verlo.

Mi mejor amiga, Carolina, que también tiene 7 años, me dice que mis ojos son tan grandes que caben en ellos todas las nubes cuando miro al cielo, y que si no pestañeo, hasta puede ver osos y otras formas si sopla fuerte el viento. Mi maestra me dice lo mismo. Ella, que está embarazada, pronto tendrá un bebé. La semana pasada, cuando se despidió de nosotros, vi que salía de su pecho una luz muy brillante. Yo le dije entonces que su pecho también parecía una luna llena, como las de la playa en verano.

Mi mamá me ha contado que a las mujeres, antes de tener a sus bebés, se les llenan los pechos de leche para poder alimentarles cuando nacen, y que por eso yo soy capaz de ver que sus pechos brillan. “¿Y a ti te brillaban los pechos cuando yo nací?” -le pregunté. “No” -me respondió. Así supe que yo había llegado antes de lo esperado, que estuve muchas semanas en el hospital y que los médicos esperaron a que estuviese muy fuerte para mandarme a casa, que por eso a mi mamá no le había dado tiempo de que sus pechos se llenaran de luz. Me contó que me alimentaban con leche de otras mamás, de esas a las que les brilla el pecho, como a mi maestra, y tienen alas en su espalda, que son capaces de ver lo invisible y oler lo imperceptible, escuchar por las noches el llanto de un niño a kilómetros y dormir a cualquier bebé en sus brazos.

Esa noche, antes de dormir, me puse a pensar en lo que me había contado mi mamá y ¡zas! encontré la respuesta: mis ojos son los de esas mamás que me alimentaron cuando nací. Con razón no se parecen a los de ninguno en mi familia. ¡Claro, y por eso veo cosas que nadie ve!1a Trobada de Germans de Llet

Al día siguiente, en el recreo, se lo conté a mi amiga Carolina y ella tuvo una gran idea. Me dijo que tenía que buscarlas, tenía que encontrar a esas mamás para darles las gracias por darme de comer cuando nací y hacer que mis ojos fuesen de luna llena. Desde entonces las estoy buscando, pero todavía no las he encontrado.

Como ya he aprendido a escribir, he hecho un cartel, que he colgado en mi ventana, y dice: “Busco a mamás con alas en su espalda, pechos brillantes y ojos de luna llena, para darles las gracias por haberme alimentado al nacer”. Pero aún no ha aparecido ninguna. Cuando salgo de casa me quedo mirando a cada mamá que encuentro en el camino, a ver si reconozco a alguna, pero nada. Cuando voy en el metro, al parque, al supermercado, a la biblioteca… Quizá todas las mamás que veo me han dado de comer, o ninguna.

Por eso he escrito esta historia, para buscar a esas mamás y darles las gracias. Si alguien las conoce, quiero que sepan que sin ellas yo no habría crecido tanto, no sería tan inteligente, no habría aprendido a nadar y no sabría cantar. Porque canto muy bonito. Quiero que sepan que las estoy buscando, y que si ven a una niña de 7 años, morena, de pelo largo negro y ojos de luna llena, soy yo. Que no se asusten si me les quedo mirando, es que intento reconocerlas.

Si las encuentro, podré darles las gracias personalmente, si no, quiero que sepan que les estoy muy agradecida. Mamás que donaron su leche al Hospital 12 de Octubre en 2007: ¡Muchas gracias!”

Espero que os haya gustado, quería con este cuento que tomé prestado de Carleth, recordar a todas esas mamás que hacen posible que niños y niñas que necesitan ese tesoro, lo tengan y para recordar a todos esos pequeñitos y pequeñitas que luchan por salir adelante y lo consiguen con su esfuerzo y el de sus familias y el personal sanitario.

¡Un abrazo fuerte a todas esas personas!

2490 Total visitas 1 Visitas hoy

4 comentarios en “Hoy es el Día Mundial de la Donación de Leche Materna

  1. Nadie es perfecta, afortunadamente, para nuestros hijos e hijas sería terrible tener modelos perfectos, así que mucho mejor así. Pero para mí ser donante es un aspecto a valorar mucho mucho. Un abrazo fuerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *