Cuentos para trabajar las rabietas y la gestión de las emociones

20. Caricias para el corazón. Editorial Parramón.

Ya sabéis que estoy realizando talleres dirigidos a familias y profesionales de la infancia sobre el acompañamiento respetuoso en las rabietas. Estoy muy contenta porque el feedback que estoy recibiendo es muy positivo y las familias salen del taller con herramientas para prevenir las rabietas y para acompañar a sus hijos e hijas cuando éstas tienen lugar y con buen sabor de boca tal y como puede verse en las evaluaciones.

Como un recurso más para prevenir, ofrecer alternativas, normalizar o encontrar una disculpa que nos permita charlar con nuestros hijos e hijas sobre la ira, los enfados o un episodio de rabieta que haya ocurrido, están los cuentos y los álbumes ilustrados. Yo creo que son un material muy útil para casi todo, siempre que hagamos una buena elección, os dejo algunas opciones y comentarios al respecto. Solo deciros que es importante que cuando elijáis un libro de este tipo, lo reviséis para ver en qué línea plantea el tema, me he encontrado muchos donde se culpabiliza a las y los más pequeños o se plantea la rabieta como algo relacionado con el mal comportamiento que se aleja mucho de la realidad de cómo se suceden este tipo de situaciones desde el punto de vista del niño o la niña.

En casa somos más partidarios de emplear libros sobre las emociones que libros específicos sobre las rabietas por lo que os decía antes, no encontramos un planteamiento suficiente respetuoso. Aquí os incluyo dos en los que hay un pero a uno de ellos y otros que se refieren a las emociones y el enfado de una manera respetuosa y desde el punto de vista del niño o la niña.

Vaya rabieta

Este libro me gusta porque plantea la rabieta como algo externo al niño o la niña, que es como ocurre, al menos al principio cuando aparece de manera natural. En la historia, la rabieta es un monstruo que tira las cosas e incluso las rompe y es el niño el que cuando está más calmado, las va recogiendo logrando con ello que el monstruo se haga pequeño. Es una metáfora muy útil para las y los más pequeños, cuando me enfado, el monstruo se hace grande, cuando me tranquilizo se hace pequeño. Al principio tiene él el control, después lo tengo yo.

Este es el libro que os decía que tiene una pega, no me gusta la gestión que hace la familia, eso de: “vete a tu cuarto y cuando se te pase, vuelves” porque traslada una responsabilidad al niño que si tiene dos o tres años, no le corresponde, no está enfadado porque quiera o lo ha decidido, tiene que ver con la capacidad muy limitada que tiene de controlar las emociones y muchas veces está desencadenado por una mala gestión de las personas adultas que le rodean. Lo que pasa es que esa parte metafórica, me compensa. Siempre podéis hablar sobre el tema de por qué le dicen eso sus padres, cómo lo interpretan ellos, etc. Con ello podemos compensar esa parte y darle una explicación a conductas que va a poder ver en adultos de su entorno más cercano. Os dejo un vídeo para que veáis la historia completa.

Soy un Dragón

Este es un libro de un niño al que su mamá le dice: ¡No! En ese momento, el niño siente que es injusto, empieza a enfadarse y a transformarse, en ese proceso se convierte en un dragón y hace cosas propias de dragones: escupe, da golpes… Pasado un tiempo, el dragón empieza a desaparecer y va apareciendo otra vez el niño. Al igual que pasaba en el otro, esta es una forma de dar una explicación a lo que le pasa a niños y niñas en una rabieta, recordad que muchas veces no saben qué está pasando y ellos mismos sienten miedo, poder explicar con palabras qué ha pasado les ayuda mucho a colocar las emociones y poco a poco ir controlando lo que siente su cuerpo. El pensamiento metafórico de niños y niñas, permite integrar ideas personales a través de metáforas como la que propone este cuento o el anterior, que les permiten interiorizar ideas importantes de una manera menos comprometida con la que pueden reaccionar de manera negativa, me refiero a hablar directamente de rabietas, enfados… en algunas situaciones puede provocar el bloqueo del niño o la niña y que se cierre en banda provocando la conducta contraria a la que pretendíamos lograr.

No he encontrado un vídeo para que podáis echar un vistazo a su interior, pero os dejo esta reseña donde podéis ver algunas ilustraciones, texto y una idea fundamental del contenido del libro.

Cuando estoy enfadado

De esta colección tenemos varios libros, son textos sencillos y bastante respetuosos sobre las emociones. Suelen describir situaciones cotidianas, en este caso, cómo se siente un conejito cuando está enfadado. Esta es otra manera de que los niños y las niñas se identifiquen con el personaje y puedan normalizar y dar nombre a lo que les pasa cuando se sienten enfadados. Si tuviera que sacarle una pega a este libro y a otros de su colección es que le da una importancia excesiva a lo que piensas otras personas de mi alrededor y a lo importante que es agradar a los demás, pero esto siendo muy puntillosa. En el vídeo podéis conocer el libro y valorar si es una alternativa para vuestra casa.

Madre chillona

Este libro me gusta mucho, tuve la suerte de ver en directo una exposición de las ilustraciones con las que se hizo el cuento dentro de las Jornadas de Crianza Respetuosa de Rivas, creo que en la primera edición y además de útil es precioso. Cuenta la historia de una madre pingüina que grita a su hijo y le grita tan fuerte que este empieza a despiezarse y cada pieza acaba en un lugar del mundo. Es una metáfora preciosa creo yo sobre cómo se siente un niño o niña cuando alguien de referencia como puede ser su madre le grita. Y es un ejemplo estupendo, porque tras recomponerlo con todo esmero y cuidado, la mamá le pide perdón y es que gritar no es la mejor manera de comunicarnos. Me parece un recurso para ir trabajando el respeto de unas personas a otras y la gestión de las emociones desde la libertad de cada persona, que ya sabéis que acaba donde empieza la de las personas que nos rodean. Os dejo con un audiovisual para ver si os gusta tanto como a mí.

El monstruo de colores

Este creo que es el más conocido de todos, se está usando en escuelas infantiles, en colegios, en numerosos talleres… Es una obra en la que su autora habla directamente de la emociones básicas, les da nombre, las identifica. Son estas emociones que es necesario que las y los más pequeños conozcan para que puedan expresar cómo se sienten, es importante darles palabras para que puedan desarrollar ideas o ideas que den sentido a las palabras que van aprendiendo, ambas cosas a la vez. Esto facilita que entiendan cómo se sienten.

Cosquillas para el corazón

Este es uno de mis libros favoritos y el que me suelo llevar a los talleres para mostrar a las familias, ya os he hablado de él por aquí, desde este enlace podéis ver todos los detalles. Son diez historias sobre las emociones, cómo superar los miedos con ayuda, la importancia de llorar, cómo curar las enfermedades del corazón, la importancia de sembrar aquello que queremos recoger… Este es recomendable cien por cien, por muchos motivos que os cuento en la reseña.

Espero que estos cuentos puedan ayudaros a ofrecer herramientas de gestión emocional a vuestros hijos e hijas o a los niños y niñas con que trabajáis, recordad que es un proceso lento que depende de la maduración cerebral y que es necesario que en ese tiempo se sientan apoyados y acompañados de una manera respetuosa por las personas adultas de referencia.

Para terminar, os dejo enlaces a todos los libros comentados, por si queréis comprarlos on-line.

828 Total visitas 5 Visitas hoy
ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

5 thoughts on “Cuentos para trabajar las rabietas y la gestión de las emociones

  1. Me pasa como a ti con Soy un dragón, tengo mis dudas porque hace mucho que no lo tengo en mis manos, pero me dejó buen sabor de boca, no así otros que nunca recomendaría precisamente por lo que tú dices, culpan al niño o a la niña por tener la rabieta. Trataré de volver a buscarlo, como decía en el post, soy más partidaria de hablar de emociones porque no hay libros de rabietas que me convenzan al cien por cien, habrá que escribirlos. Me apunto tus sugerencias, muchas gracias.

  2. Hola. Muy parecido al “Monstruo de los colores” (tanto que pensaba que fuesen del mismo autor) està “Así es mi corazón”, de Jo Witek… nos gusta mucho! De la misma autora hay alguno más sobre emociones (“Mis pequeños miedos” y “Mis pequeñas alegrias”) pero no los he leídos todavía.
    Sobre rabietas, me parece recordar que en “Soy un dragón” también había algo que no me gustó sobre como gestionaban la rabieta (creo que también mandaban el niño a su cuarto, pero no estoy segura, lo cogimos hace mucho en la biblio).
    Los demás ya los buscaré en la biblioteca, muchas gracias!
    Un abrazo grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *