Encantada con mi premio Best Blog

Best-BlogComo dice el título, estoy encantada con mi nominación a los premios Best Blog, y además me encanta que venga de una blogera que he conocido hace unos meses y me gusta mucho, ella es Laura Blanch, desde aquí le quiero dar las gracias por elegirme y mandarle un abrazo fuerte esperando que ambas sigamos muchos años más con nuestros desahogos por la red.

Después de agradecer el premio a la persona que te lo concedió, visitar su blog y hacerte seguidor si aún no lo eres, hay que hacer una serie de tareas:

– Responder a las preguntas que te formulará quién te lo concede.

– Conceder el premio a otros blogs que te gusten, el único requisito es que lleven poco tiempo y no tengan un número muy extenso de seguidores.

– Dejar las preguntas que tengan que responder los otros blogs.

– Informar del premio a los blogs nominados.

– Visitar el blog de los que han sido premiados conmigo.

– Lo normal es no dar el premio al blog que te lo concedió para que no se rompa la cadena, así que no lo hago, pero me encantaría Laura Blanch.

Allá voy…

Las preguntas…

¿Cómo viviste la primera vez que te separaste de tu bebé?

Empezaba a trabajar, eran días sueltos por las tardes impartiendo unos cursos, había pedido excedencia en mi trabajo de la Comunidad de Madrid pero me salió esta oportunidad y pensé que era abrirme una puerta más para el futuro. Pequeñita tenía cinco meses y medio y se quedaba con su padre, si no hubiera sido así no lo habría cogido. Me pasé una semana llorando, mientras lo contaba, “voy a empezar a trabajar y buaaaaaa”, una pena, la verdad. La sensación de que iba a separarme de mi niña cuando además tenía en mi cabeza que estaría de excedencia cuatro meses o cinco más, era terrible. No sé si es porque el primer día que me fui ya había llorado tanto que estaba muy preparada o porque mi niña se quedaba con su padre y yo sabía que iba a estar estupendamente o porque eran días sueltos, con lo cual me iba una tarde pero al día siguiente estaba todo el día con ella. El caso es que aunque la sensación de separación es como que te quitan algo de tu cuerpo y durante el viaje iba muy triste, una vez que me metí en la clase no fue tan duro. En el descanso me sacaba leche en el baño para personas discapacitadas que afortunadamente estaba de lo más equipado. Y así entre unas cosas y otras se me pasaba volando la tarde que trabajaba. Después las ganas de ver a mi niña hacían que el viaje de vuelta se hiciese largo, pero la recompensa merecía la pena.

¿Qué es lo que más valoras en una persona?

La honestidad, que se muestre tal cual es, con todos sus defectos y sus virtudes. Necesito gente auténtica a mi lado, que va de frente. Me molesta mucho la gente que cuenta que siempre está bien, que sólo te cuenta maravillas… cuando tú sabes que no es así. ¿Por qué es un problema estar triste o preocupado? Forma parte de la vida y es muy sano compartirlo (si esto te ayuda, claro, si no para qué), es algo que nos pasa a todas las personas y nos acerca, permite que nos apoyemos, nos ayudemos… Me parece fundamental. Y por supuesto, la gente que va de algo que no es, al final se termina descubriendo y es muy feo sentirte engañado. Aceptar nuestros defectos o nuestras debilidades es lo único que nos permite superarlas.

¿Cuál es tu película favorita?

Uf, qué difícil, yo no tengo término medio, diré algunas películas que dejarán claro que no tengo ningún criterio claro: Bailando en la oscuridad, Mi vida sin mí, Persiguiendo a Amy, El día de la Boda.

¿Cómo te ves dentro de diez años?

Me veo feliz, con una niña de doce años, supongo que con otro niño/a más pequeño/a, con mi pareja, dando clase que es lo que más me gusta en el mundo, no sé cómo ni dónde porque tal y cómo está todo es difícil saber, pero algo me inventaría y trabajando con grupos de personas dentro del ámbito de la familia que es lo que estoy preparando ahora.

¿Qué momento del día junto a tu hijo/a es tu preferido?
Cuando nos levantamos juntas por la mañana, sin prisas, nos abrazamos, nos estiramos, un ratito más, se levanta, se sienta, me mira a los ojos, me da un beso, se ríe… y después de un rato, nos levantamos juntas a desayunar tan contentas.

¿Ha cambiado tu forma de pensar sobre los niños y tu manera de relacionarte con ellos a raíz de ser madre? ¿Cómo?

TOTALMENTE. Ha cambiado mi forma de ver la infancia, mi relación con ellos, mi forma de dar las clases, de ver el mundo, absolutamente todo, soy una persona muy distinta, creo que ahora soy mejor persona incluso (aunque siempre se pueda mejorar). Daba clases de Educación Infantil sin tener ni idea, eso me parece ahora, de lo que realmente es importante para el desarrollo de una persona. Ahora sé que muchas de las cosas que para nuestra sociedad son importantes, no lo son realmente (al menos para mí), al menos no lo son para los niños y las niñas, quizá sean lo más cómodo para las personas adultas que les rodean pero para ellos no. Y lo peor de todo es que al final, se cometen errores que luego nos pasan factura el día de mañana en nuestra vida adulta. El tipo de crianza y la forma de hacer educación genera estrés en el desarrollo de niños y niñas y a la larga supone traumas, problemas de relación, trastornos, necesidad de acudir a terapias que son muy complicadas y no siempre efectivas… Mi objetivo es hablar de este tipo de cosas, para eso cree el blog, para tratar de crear conciencia sobre algunos temas que son tan importantes y casi siempre por desgracia, seguidos por una minoría.

¿Eres cocinillas? ¿Nos das una receta rápida y sana?

Sí, me encanta la cocina. Os paso la receta de pizza que hago en casa y que a mi hija le encanta.
1 kg. de harina integral
Medio litro de agua templada.
30 gr. de levadura. (este es quizá el ingrediente menos sano, he comprado levadura fresca para evitar la otra pero aún no he probado y no tengo clara la cantidad ideal y es posible que no haga falta levadura, estoy probando)
50 ml. de aceite de oliva
20 gr. de sal yodada (se puede echar menos sin ningún problema).
Echamos 800 gramos de la harina en un bol. Mezclamos el agua templada con la levadura y lo añadimos al bol. Removemos bien para que se mezcle. Es importante que la levadura esté bien unida a la harina antes de echar la sal. Mezclamos la sal con el aceite de oliva y lo añadimos. Una vez que esté todo bien mezclado, hay que amasar hasta que quede una masa consistente y que no sea pegajosa. Esto lo vamos consiguiendo añadiendo poco a poco la harina que reservamos. Después dejamos reposar dos horas en un bol limpio con un paño por encima, tened en cuenta que crece.
Con la masa que sale, se pueden hacer tres partes y congelar (cuatro si coméis poco), con una de ellas cenamos Pequeñita, su papá y yo.
Para hacer la pizza hay que estirar la masa y ya podéis improvisar con todos los ingredientes sanos que se os ocurran: tomate, jamón, queso, cebolla, champiñones… Y, ¡al horno! (a 200-250º)

¿Has vivido alguna situación incómoda relacionada con tu forma de entender la crianza?

He vivido muchas, pero sólo al principio donde tenía dudas y mucha gente opinando sobre todo lo que hacía. La familia, los amigos… con su mejor intención te dicen cómo se deben hacer las cosas, suele ser lo que hace la mayoría, lo que se supone que está bien, pero cuando has decidido criar con respeto y fomentando el apego por encima de todas las cosas te encuentras muchas veces incomprendida. Como decía antes, creo que la crianza, en muchos casos, se organiza en torno a las necesidades de las personas adultas y no de los más pequeños.

¿Qué no harías nada ni por todo el dinero del mundo?

Algo que hiciera daño a mi hija.

Recomienda un libro, un autor o una corriente de pensamiento.

Me resulta muy complicado elegir aquí, como en las películas, pero me voy a aventurar. Recomendaría un libro que se llama Los Papalagui que cuenta historias sobre cómo ve un jefe de tribu de Samoa a los europeos. Es un libro curioso que suele venderse ilustrado. Me lo descubrió hace muchos años mi profesor de filosofía del instituto y desde entonces lo he usado mucho en mis clases. Sirve para darte cuenta de muchas de las estupideces que hacemos pensando que son lo correcto y nos alejan de la naturaleza, de la felicidad y nos vuelven cada vez más hostiles, más gruñones.

Mis nominadas son…

Como decía Laura Blanch, que es la que me nominó a mí, es posible que ya estén hartas de recibir premios, pero yo lo hago con toda la ilusión, estos son los blogs que nomino al premio Best Blog, son algunos de los que sigo, me encantan y os recomiendo:

Tigriteando

Cantando con mamá

Otanana

Como una manada

Monetes

Criar amar vivir

Mis preguntas para las nominadas…

Y ahí les dejo las preguntas a responder para ganarse su Best Blog.

¿Cuándo decidiste ser madre?

¿Qué es lo más importante para tí en su crianza?

Si pudieras cambiar algo de este mundo, sólo una cosa, ¿qué cambiarías?

Una recomendación musical

Un libro que te haya fascinado

Un día sin obligaciones, lo que más te gusta hacer es…

Una frase para recordar

¿Nos cuentas algún recuerdo positivo de tu infancia?

¿Hay algún lugar que nos recomendarías visitar al menos una vez en la vida?

Cuando seas mayor, ¿por qué te gustaría que te recordasen?

¿Nos confiesas algún vicio?

Ahí lo dejo, muchas gracias de nuevo a Laura Blanch por darme mi Best Blog y por darme la oportunidad de nominar a estas blogueras fantásticas. ¡Nos seguimos por aquí y en las redes!

Un abrazo fuerte

4818 Total visitas 1 Visitas hoy

12 comentarios en “Encantada con mi premio Best Blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *