¿Cómo se desarrolla la mente desde las primeras vivencias? Reflexiones de Bernard Acouturier

Hace ya muchos meses que asistí a una ponencia de Bernard Acouturier organizada por La violeta. Como la mayoría de las personas que tienen el placer de escucharle, sus palabras me dejaron fascinada. Seguir su discurso no es fácil y pienso que si no se tienen unos mínimos conocimientos de psicología y desarrollo de niños y niñas, es prácticamente imposible comprender la profundidad de sus reflexiones. A mí me dejó boquiabierta con muchas de las cosas que dijo, tardé varias semanas en asimilar todo aquello. Como otras veces, he tenido que madurar lo aprendido antes de escribir sobre ello.

Bernard Acouturier, para quienes no lo conozcáis, es un pedagogo francés y creador de la práctica psicomotriz, como medio educativo y terapéutico, es una eminencia en este campo y una referencia obligada.

El formato de la conferencia me encantó. Siendo un tema muy denso y lanzando mensajes generadores de conflicto, cada diez o quince minutos se agradecía que entre uno y otro, parara dejando descansar a su intérprete (la ponencia fue en francés) y permitiéndonos reflexionar sobre lo que acababa de transmitirnos.

Tuve la suerte de encontrarme por allí con dos personas estupendas impulsadoras de varios proyectos educativos respetuosos e invitadas a algunas de mis clases para contarles a mis alumnas su experiencia. Dos acompañantes, como a ellas les gusta que les llamen, en continuo proceso de formación y de emprendimiento. En esos minutos de reflexión podía compartir con ellas mis dudas, era muy gratificante verlo desde otros puntos de vista para digerirlo.

Entre muchas de las cosas interesantes que allí se comentaron, en esta entrada os explico los fundamentos básicos de la formación de la mente en el niño o la niña, desde el punto de vista de este gran autor y terapeuta. En otro post os hablaré del juego espontáneo, creo que para entender la importancia de éste, es adecuado comprender primero cómo se forma la mente del niño o la niña.

¿Cómo se desarrolla la mente de los niños y las niñas?

Acouturier denomina a las figuras de apego  o personas que son referentes para el niño o niña y cuidan de él o ella, objeto maternal, entendiendo que no se refiere solo a la madre sino a todas las personas que se encargan de él, lo cuidan, etc.

Cuando el niño recibe cuidados de otras personas, recibe también la interacción con el objeto maternal creando la transformación de ambos. Entre otras cosas, cae la tensión corporal del bebé y también el de la persona de referencia, de esa manera la relación establecida en ese momento influye a ambos o ambas. El bebé segrega endorfinas que generan una sensación que acompaña a los recuerdos de la experiencia vivida que se van guardando en la memoria. En las sinapsis de las neuronas, graba acciones de placer generadas en ese momento cuyo responsable es la dopamina generando una memoria neurobiológica de acciones que ha vivido en relación con otras personas en torno a sus cuidados, alimentación, etc. Esta información que se guarda desde el inicio de la vida no tiene forma de representaciones mentales sino que queda inscrita en las neuronas. Hay que tener en cuenta, por tanto, que el desarrollo de la psique o de la mente, en términos más coloquiales, se forma sobre una base neurobiológica al quedar guardada información de placer en los circuitos neuronales.

Hay momentos en que el niño o la niña experimenta fracaso en la satisfacción de sus necesidades, esto es así porque las respuestas que se les dan desde el objeto maternal, nunca son perfectas. Esta ausencia de satisfacción genera una tensión dolorosa que bloquea la descarga de dopamina encargada de generar el placer. Para atenuar el dolor corporal irá a buscar placer porque el ser humano es un buscador de placer por naturaleza. Esta búsqueda se realiza sin la ayuda del otro y lo que hacen niño o niña es buscar en su memoria, porque ahí tiene grabado el placer de las acciones con otras personas en otros momentos, en las neuronas. Así, a través de su memoria neurobiológica, imagina y representa el placer de manera ilusoria logrando reducir las tensiones dolorosas que genera la situación actual. Esta representación ilusoria o fantasía, en términos del autor, permite atenuar el dolor de su cuerpo y con ello nace la psique del niño o la niña. Yo hablaré de representación ilusoria porque no tengo claro que el concepto de fantasía signifique lo mismo en español y en francés.

Lo que dice Acouturier es que el desarrollo de la mente del niño o la niña nace de esta búsqueda del placer, que le permite atenuar el dolor o incluso buscar el dolor pero imaginándolo sin sentirlo realmente, atenuado por ese placer que obtiene de la experiencia y recupera de su memoria neurobiológica.

Pueden imaginar lo que quieran: que devoran algo, que son omnipotentes, pueden volar, crean mundos excepcionales… todo a través de esa realidad ilusoria creada con su imaginación. Los primeros pensamientos de las y los niños no tienen límites, son pulsionales y se relacionan con la poca experiencia vivida y con el bagaje que traemos debido al desarrollo de la especie (de ahí lo de devorar). Estas primeras representaciones ilusorias, se forman en un período en el que aún no tienen control de la mente. Por este motivo, se sentirán invadidos por ellas y es necesario ayudarles a contenerlas. Esta tarea es de las familias, en concreto, de padres y madres.

Encontrarse con negativas en el entorno, es decir, que madres y padres les digan que no en ocasiones razonables, les ayudarán a controlar las representaciones ilusorias primeras para vivir realidades imaginarias cada vez más aceptables desde el mundo exterior. Niños y niñas, quieren recrear sus ilusiones en la realidad, vivirlas en la realidad. Y son las familias las que deben ayudarle a contenerlas y también a contener el cuerpo. Contener representaciones ilusorias como la de que el niño o la niña crea que pueda volar es importante, porque esto supone un peligro. Pero no son las únicas que conviene contener.

Será el espacio y el cuerpo quienes ayudarán a contener estas representaciones ilusorias que nacen del placer, se recrean en la realidad, deben estar más o menos controladas y les permiten atenuar el dolor en ausencia de otras personas.

¿Qué implicaciones tiene el planteamiento de Bernard Acouturier en el futuro del niño o la niña?

Para explicarlo, voy a intentar generar reflexiones que os ayuden a extraer vuestras propias conclusiones. La primera reflexión que me surge es que si niños y niñas necesitan acudir a su memoria neurobiológica cuando sienten dolor corporal provocado por una poco adecuada o insuficiente satisfacción de sus necesidades pero no tienen grabada información de placer porque no han recibido suficiente contención, contacto, amor, etc. en su primera infancia, ¿cómo podrán compensar ese dolor?

Es fundamental dar atención de calidad a niños y niñas desde el primer día, para que vayan acumulando sensaciones de placer que les permitan compensar las situaciones complicadas o dolorosas que, inevitablemente, irán surgiendo en sus vidas desde el inicio.

Y otra reflexión fundamental se refiere a la necesidad de que las personas de apego o el objeto maternal contengan las representaciones ilusorias de niños y niñas, aquellas que decíamos de devorar, volar, ser omnipotente. No hacerlo, seguro que generará personas muy poco adaptadas a su entorno, a su realidad exterior, personas que no contendrán sus impulsos, que transgredirán normas básicas de convivencia una y otra vez, siendo más propensas a hacer daño a otros, consciente o inconscientemente.

¿Veis los peligros de no resolver adecuadamente las necesidades de contención, de afecto, de amor e incluso, las de control en ciertos momentos? Este planteamiento de Bernard Acouturier sirve para comprender por qué algunas y algunos jóvenes y no tan jóvenes responden de maneras inadecuadas, violentas, irrespetuosas con otras personas y con su entorno (plantas, animales y naturaleza en su conjunto) en una forma que otras personas no podemos comprender. Marcándose una diferencia clara en función del tipo de crianza que hayamos recibido en la infancia y posteriormente. Las historias de afecto en la infancia de psicópatas y asesinos en serie son muy particulares casi siempre, experiencias terribles de falta de afecto o dependencias enfermizas de sus figuras de apego, etc. Es difícil que lo hagamos tan mal que caigamos en esto, pero es importante tener en cuenta que la crianza afecta en la personalidad de las y los más pequeños para que tratemos de compensar carencias que puedan pasar factura a nuestros hijos, hijas y alumnado en el futuro.

En La mamá de Pequeñita, repetimos una y otra vez, lo importante que es dar una atención adecuada a los bebés y a los niños y niñas a medida que van creciendo como forma de ayudar a crear personas solidarias, que conocen como funciona su sociedad para adaptarse u oponerse a ella, que entienden normas básicas de convivencia basadas en el respeto y un largo etcétera de características que algunas deseamos que tengan nuestros hijos e hijas. Las explicaciones de Bernard Acouturier sobre el desarrollo de la mente nos dan más argumentos para actuar de una manera más relacionada con el apego seguro.

¿Qué te parecen los planteamientos de Bernard Acouturier acerca del desarrollo de la mente? ¿Estás de acuerdo? ¿Qué reflexiones te surgen al hilo de lo que aquí contamos hoy? Me encantará leerlo en los comentarios. Y ya sabes, si te parece interesante, no te olvides de compartirlo.

En relación con este tema hay otros post que pueden interesarte:

Dejar que niños y niñas lloren, pero siempre acompañados.

Cercenando las emociones.

Dónde se guardan las necesidades no satisfechas de la infancia.

 

1622 Total visitas 1 Visitas hoy
ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

7 thoughts on “¿Cómo se desarrolla la mente desde las primeras vivencias? Reflexiones de Bernard Acouturier

  1. Gracias Isabel, hay un clásico que es La práctica Psicomotriz: reeducación y terapia. Pero si te ha gustado mi artículo, puedas estar atenta a la publicación que hará en breves: El valor del juego espontáneo. La ponencia a la que asistí era sobre los resultados de sus últimas investigaciones, el libro tiene que estar a punto de salir. Un abrazo.

  2. Muy interesante tema y gran capacidad de síntesis para algo tan complejo como es este campo que expones….¡cuánto se aprende de tus post, Soraya!
    Un fuerte abrazo..

  3. ¡¡Interesantísimo!!

    ¿Has leído algún libro suyo? ¿Cuál recomendarías para empezar?

    Gracias como siempre por compartir con nosotros tus conocimientos e inquietudes.

    😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *