La alimentación reduce la esperanza de vida de nuestros hijos e hijas. Campaña #dameveneno

¿Cómo afecta la alimentación a nuestra salud?

 

 

  • “El factor alimentario se ha convertido en el principal factor de riesgo que está reduciendo la salud y la calidad de vida en el Estado Español, siendo la causa de enfermedades como obesidad, la diabetes, cáncer de colon y estómago y enfermedades cardiovasculares.
  • Esta incidencia es desigual en función de la clase social.
  • La alimentación insana es la primera causa de enfermedad en el mundo y en el Estado español.
  • 90000 muertes anuales en España se atribuyen a la alimentación insana.
  • 1 de cada 4 personas en el mundo muere a causa de una dieta insana y dicha muerte podría ser evitable.
  • El 70% de lo que comemos son alimentos procesados.
  • Las multinacionales han tomado el control hacia una dieta altamente procesada y con una gran rentabilidad económica.
  • El 80% de la sal y el 75% del azúcar que ingerimos proviene de los alimentos procesados. Además, el consumo de grasas ha aumentado en un 40% en los últimos 40 años.
  • La comida saludable es un lujo y solo está a alcance de unos pocos. El 44% no puede seguir las recomendaciones nutricionales debido a su coste. Los datos muestran que en una misma ciudad, si vives en un barrio pobre puedes vivir hasta 8 años menos que si vives en uno de renta alta”.
Estos son algunos de los datos extraídos de la campaña Dame Veneno de Justicia Alimentaria. Os voy a ir adjuntando links para que podáis investigar más si os apetece.

¿Y qué pasa con la infancia?

  • “El colectivo que peores índices de alimentación tiene es la población infantil.
  • El 45,5% de la población infantil de entre 6 y 10 años en el Estado español tiene exceso de peso. Los datos en personas adultas son 20% de personas con obesidad y 60% de sobrepeso, cifras que aumentarán cuando nuestros niños y niñas sean adultos si todo sigue igual.
  • El 80% de los alimentos que se publicitan en espacios infantiles es comida insana”.

Y es que la alimentación infantil es un asco

Ya hemos hablado aquí de este tema en relación con los cereales infantiles en Dieta para bebés sin cereal en polvo, también  hablamos de la gran mentira del jamón york, de por qué los zumos de fruta no son una buena opción, el azúcar… Y es que este tema me preocupa, no puedo evitarlo.
Os dejo más información de la web de Justicia Alimentaria:
  • “El invento de la alimentación de 0-3 años: leches especiales, yogures infantiles, cereales, potitos, postres industriales, galletas, snacks, chocolates… son alimentos procesados con mal perfil nutricional pero un negocio suculento que genera unos 500 millones de euros al año”. 

¿Sabes cuál es el perfil nutricional de estos alimentos?

Un tercio de los ingredientes de esos alimentos es azúcar, incluso cuando aparece el mensaje “sin azúcar añadido”. Por la composición del alimento, las cantidades superan mucho las cifras recomendadas. Además la OMS recomienda evitar el azúcar y la sal en la comida infantil al menos, el primer año”.
Con lo cual, esta alimentación no está justificada si lo que queremos es salvaguardar la salud de nuestros hijos e hijas, porque eso es lo que queremos, pero entonces, ¿por qué nos engañan?

¿Cómo nos lo venden?

  • “La población infantil necesita una alimentación especial. Es mentira. 
  • Emplean publicidad engañosa sobre la que no hay regulación: etiquetado confuso, avales pediátricos dudosos…
  • La realidad es que la población infantil necesita comer comida, nada más que alimentos naturales y saludables, esto implica que no sean procesados”.

Nuestra experiencia

Cuando Pequeñita tenía más o menos un año, un día en el súper, el papá de Pequeñita me propuso comprar unos yogures muy conocidos que se venden como el primer yogur para iniciar a niños y niñas. Yo no soy partidaria de este tipo de productos pero, ese día no le di mucha importancia y lo metimos en el carro. Al llegar a casa y mirar la etiqueta, me di cuenta de que no solo no era un yogur, era un postre lácteo, sino que en su composición había todo tipo de guarradas, entre ellas varios tipos de aceite. ¿En un yogur? Mi cara era un poema. No pensaba darle esto a mi hija de ninguna manera. De esto hace cinco años, sensibles a las numerosas campañas han ido haciendo algunos cambios, cómo reducir el azúcar en su composición, siendo excesivo igualmente y algunos productos que últimamente tienen mala prensa. No confío en que hayan mejorado mucho. Diversos estudios realizados lo confirman. Porque por fin, alguien se atreve a publicar algo sobre este tema y basado en datos más o menos objetivos, ya no se sabe si hay algo que lo sea cien por cien, pero estos informes muestran datos más que obvios desde mi punto de vista.
Este curso al ampliar mi jornada laboral, nos vemos obligados a dejar a Pequeñita algunas mañanas en el servicio de acogida o en el desayuno, que es como lo llaman en nuestro colegio. El primer día, sabiendo que mi hija no come cualquier cosa y menos  a esas horas, le puse en un bolsito que lleva al colegio, su desayuno: un yogur natural, fruta y algo dulce (a veces, algo casero como croissants o bizcocho; otras, algo industrial que no lleve aceite de palma y el menor azúcar posible, no siempre nos da la vida para tantas cosas). Sabía que probablemente no iba a poder tomarlo allí, pero si ya le cuesta desayunar a las 8 de la mañana, a las 7 me pareció una odisea.
Efectivamente, no se podía llevar comida al colegio en la hora del desayuno, dentro del precio pueden desayunar allí, suelen decir que es por las alergias pero en el almuerzo, cada niño y cada niña lleva su comida y no hay restricciones. Una de las monitoras de este servicio, que la verdad son un encanto, me dijo:
– ¿Qué le puedo dar, un vaso de leche y qué más?
Uf, mi hija no toma leche, así que se lo dije.
– ¿Y no quieres que se lo intente dar yo aquí?
Pues no, la verdad, llevo yo intentándolo años, probando que se lo tome en todos sus formatos, mientras esta lucha mía convive con la idea de si será necesaria o beneficiosa la leche. No sé por qué pensaba aquella mujer que se lo iba a tomar con ella. Ya sé que a veces niños y niñas responden diferente cuando están en grupos y con otras personas mayores, pero no tengo ningún interés en que tome algo que no soporta por agradar a nadie o por ser igual que el resto, no le veo el aliciente, la verdad.
Vale, leche no, aclarado.
– ¿Entonces un zumo? – Me dijo, intentando ser amable.
– ¿De brick? Pregunté sabiendo que la respuesta era sí.
Uf, sudores fríos. No me gusta el zumo natural pero de vez en cuando en el súper a mi hija se le antoja y le compro una botellita dichosa de estas que venden, igual que alguna vez le pido un Acquarius en una cafetería, como algo excepcional. Pero un zumo de brick para desayunar… eso no lo veo, agua y azúcar, si estuviésemos en tiempos de hambruna sería una opción, barato y calórico, pero no es el caso, somos afortunados. Solo de pensar que mi hija se aficionara a tomar un brick de estos todas las mañanas, me angustio.
– Zumo no, ¿entonces? – En este punto, su cara ya era un poema.
“Pues no sé”, me daban ganas de decirle, “¿qué cosas saludables tenéis?” Pero como seguro que no iba a haber muchas opciones le iba a parecer un comentario hiriente, así que mejor no decir eso.
Le pregunté si había fruta, pero creo que sólo había una y era de las que no le gustaban a mi hija. También había bollería industrial, pan tostado para ponerle mantequilla y mermelada… vamos, lo normal. En términos generales, un desastre.
Mientras, allí seguía su desayuno medianamente saludable en el bolso y yo teniendo que tragarme aquellas miradas de: “hija, qué rara eres, no me extraña que la niña no coma nada”. Ya digo que todo esto ocurrió muy amablemente y con una sonrisa, porque esta mujer no sabe que nos la están colando con la alimentación por todas partes y como ya he dicho, la mujer es un encanto. Ella no es la culpable de que la mayoría de nuestros niños y niñas tomen esto habitualmente. Aunque la verdad me encantaría ver a alguna de estas familias con los ojos abiertos como platos: “¿que para desayunar tenéis fruta, pan con tomate y un bizcocho casero?, ¿y no hay bricks de zumo ni Cola-cao? ¿Y qué desayunará ahora mi niño?” Así entenderían como me siento yo tantas veces, es agotador.
Al final, sin argumentos, le dije que mejor fueran al comedor y que ella comiera lo que quisiera. Ese día tomo pan tostado sin nada. Por un lado me dio pena mi hija, vaya desayuno tan triste pero, por otro, sentí cierto orgullo y pensé, “hay esperanza”. Y a partir de ahí le ha tocado desayunar en casa una hora antes, es lo que hay.
No siento que seamos radicales para nada, mi hija toma dulces, más de los que me gustaría: galletas, huevos Kinder, helados en verano… ya comenté hace tiempo que esto se me fue de las manos pero aún así, hago todo lo que puedo para que coma fruta, verduras, legumbres… Aunque ahora resulta que también esto lo hacemos mal, es imposible estar al día y saber cuál es la mejor opción.
Veo muchos despropósitos en las familias fruto de la mala información y del poco interés que se muestra por este tema desde la Administración. Más de una vez en el parque he visto a madres chantajeando a sus hijos e hijas para que tomen el dichoso brick de zumo industrial, que menos fruta lleva de todo, desde el desconocimiento más absoluto: “hasta que no te tomes el zumo no subes al columpio”. Cuando veo estas escenas siento mucha pena, por la gran desinformación de las familias, por el proceso de engorde al que se ven sometidos muchos niños y niñas contra su voluntad, que hará que muchos de ellos tengan obesidad en el futuro y vivirán sometidos y sometidas a las exigencias de una báscula y además, en la cuerda floja por las muchas enfermedades relacionadas con este tipo de alimentación. Las familias necesitan el apoyo de la Administración para gestionar este tema, la única información que reciben es la de las multinacionales que nos engañan continuamente vendiéndonos todo tipo de productos innecesarios.
Otra escena que me molesta sobremanera es cuando en el supermercado hay campañas de recogidas de alimentos y al entrar te dan un papelito con lo que más necesitan, siempre la misma historia: alimentos infantiles, yogures, cereales, zumos, potitos… Es terrible, esos niños y niñas que ya por su situación socioeconómica tienen más riesgos, están sometidos a hábitos poco saludables que son fruto del marketing alimenticio, así son víctimas doblemente. Porque no olvidemos que pueden comer pan en lugar de cereales en polvo, pueden comer yogures normales mucho más baratos que son más saludables para la salud y también para sus maltrechas economías, mejor comer un puré de verduras en lugar de potitos de comida procesada. Las personas que queremos colaborar podemos hacerlo igualmente donando otro tipo de alimentos. Ya sé que los alimentos procesados se conservan mejor y son más fáciles de manejar, pero si queremos realmente ayudar, hay que hacer algunos cambios. Esto se relaciona con el poco esfuerzo que desde la administración se hace, en muchas ocasiones, por fomentar la lactancia materna. Esto es especialmente duro cuando se trata de madres con pocos recursos que podrían alimentar durante seis meses, al menos, de manera gratuita a su bebé y encima ofrecerle una alimentación más útil para fortalecer su sistema de defensas lo cual puede protegerle de enfermedades más habituales por su situación socioeconómica. Esto no es una prioridad, quien debería ponerlo en marcha suele aparecer más veces de las que nos gustaría al lado de las distribuidoras de las leches de fórmula. Así queda otra vez la salud en manos de las multinacionales de la alimentación.
Desde Justicia Alimentaria, nos dan algunas soluciones, a ver qué os parecen.

Soluciones a esta situación

“Que la Administración pública deje de ser una aliada de la industria alimentaria y ponga en marcha soluciones efectivas:

  • Etiquetado obligatorio que identifique claramente los alimentos que pueden considerarse insanos.
  • Control efectivo de la publicidad alimentaria, actualmente no existe regulación.
  • Política impositiva que modifique hábitos de consumo.
  • Abaratar la alimentación sana, ecológica y de proximidad.
  • Eliminación de alimentación malsana en centros educativos.
  • Agricultura familiar campesina y los mercados alimentarios locales como pieza clave en la lucha contra el hambre y la mala nutrición”.
Fuente: Campaña “Dame Veneno” organizada por Justicia Alimentaria Global, una asociación que  como puede leerse en su web, “cree en la necesidad de cambiar el sistema agroalimentario actual, que oprime y expulsa a las comunidades rurales, destruye el medio ambiente y no cuida a las personas”.
¿Qué opinas sobre este tema? ¿Me dejas tu punto de vista en comentarios? Seguro que será enriquecedor leerlos. ¡Feliz día!

Cursos que cambiarán tu manera de entender la crianza y la educación

CLAVES PARA CRIAR DESDE EL APEGO SEGURO

El estilo de apego con que nos vinculamos a nuestras personas de referencia determina las relaciones que establecemos con todas las personas de nuestro entorno, en la infancia y en la vida adulta, ¿imaginas la importancia que tiene que este vínculo se establezca en las mejores condiciones?

En este curso encontrarás todo lo necesario sobre estilos de apego y vinculación en la infancia, cómo influye el vínculo que se establece con las y los más pequeños en su infancia y en su vida adulta, cómo generar vínculos seguros, errores comunes en la crianza, claves para docentes y acompañantes, cómo mejorar tus relaciones adultas a través del apego (pareja, familia, trabajo)… y mucho más a partir de los últimos datos científicos sobre el tema y realizado con mucho corazón para que puedas aplicarlo desde la primera lección. Si quieres más información pincha en la foto.

¿Buscas aumentar tu conocimiento sobre cómo criar y educar en el respeto?

CRIANZA RESPETUOSA EN LA PRIMERA INFANCIA

El curso que revolucionará tu forma de criar y educar

¿Te gustaría hacer un curso que recoge cientos de claves básicas para criar y educar a niños y niñas de los 0 a los 6 años de manera respetuosa? Pues ahora es posible.

Un curso basado en mi experiencia y formación de los últimos seis años y en el que he puesto mucho corazón. Un curso que pretende llegar a muchos niños y niñas para que tengan la posibilidad de desarrollar al máximo todo su potencial sin dejar de ser ellos mismos. Una formación que persigue reducir al máximo muchas de las carencias que presentamos muchas personas adultas en nuestra sociedad. Una nueva mirada, pautas concretas de actuación y reflexión como forma de mejorar sus vidas en la infancia y también en la vida adulta. Si quieres más información, pincha AQUÍ.

CURSOS DE LA ESCUELA BITÁCORAS

Si no estás interesad@ en este curso pero quieres ver otras opciones, en la Escuela Bitácoras tienes muchas opciones, cursos sobre el sueño infantil, la lactancia materna, la animación a la lectura y muchos otros, a veces, con importantes descuentos. Desde las fotos puedes acceder a estos cursos, si quieres ver la oferta total, pincha AQUÍ.

IMPORTANTE: Si vas a adquirir cualquier curso de la Escuela, te agradecería que lo hicieras desde estos enlaces que te propongo, a ti no te supone ningún gasto extra, pero haciéndolo contribuyes con mi proyecto. Muchas gracias de antemano.

 


 

361 Total visitas 1 Visitas hoy

2 thoughts on “La alimentación reduce la esperanza de vida de nuestros hijos e hijas. Campaña #dameveneno

  1. De pirada nada Nai, muchas personas pensamos como tú y especialmente los nutricionistas y personas especialistas en alimentación que seguro saben mucho más que la mayoría de familias que fomentan estos hábitos en sus hijos e hijas desde el desconocimiento, como ya contaba en el post. Creo que entre todos y todas podemos fomentar hábitos más saludables que fomenten la salud de las y los más pequeños. Un abrazo.

  2. ME HA ENCANTADO TU POST! Madre mía! No soy la única mamá pirada de la web! Los parientes me tienen frita! El otro día me trajeron unas galletas con el 49% de azúcar! Y según ellos el Kinder es bueno porqué total es bizcocho y leche. MADRE MÍA NO PUEDO MÁS! Ya no sé como combatirlo! Me voy a estudiar el hashtag de dameveneno que has puesto…

    Realmente es difícil escapar de este tipo de alimentación… la escuela, el parque, los suegros… todos en contra… Voy al grupo de juego y ahí están… las galletas y el zumo. Pero madre mía… con toda la información que hay y aún proponen estas cosas??? Un poco de manzana y pan no iría mejor?

    Perdona el desahogo… y porfavor infórmanos sobre las novedades en este campo porqué es necesario cambiar hábitos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *