De lactancia mixta a lactancia materna exclusiva. Semana Mundial de la Lactancia Materna, 2014)

Semana Mundial LactanciaNuestro triunfo para toda la vida.

En homenaje a todas las mamás que luchamos como leonas por salvar nuestra lactancia.

Aunque nuestra lactancia no fue fácil en sus comienzos. El primer mes parecía que todo iba estupendo, yo me había leído todo lo que se podía leer sobre este tema y me sentía preparada para su puesta en marcha y para afrontar todas las críticas del mundo. Que pena que muchas tengamos que aprender a dar la teta en los libros, ¿os imaginais a una gata leyendo un libro para dar de mamar a su cría o a una vaca? Yo digo que se perdió un eslabón en nuestro desarrollo para referirme a esa generación que perdió la lactancia con el convencimiento de que hacía lo correcto. No quiero culpar a ninguna madre porque seguro que casi todas han hecho lo que han considerado mejor para sus hijos e hijas, ahora si hablásemos de otro tipo de entidades, corporaciones, empresas… ahí quizá si que me atrevería a pedir más explicaciones.

Lo que os decía, a partir del segundo mes, todo se complicó, mi niña no cogía peso, tan al límite estábamos que no hubo más remedio que suplementarla, seguro que llegamos al límite porque mi pediatra se relajó mucho con el peso de la niña y porque para mí era terrible tener que darle leche de fórmula, no era mi deseo, ya está, quería hacerlo yo sola y para mí fue durísimo no poder. Cada toma que mi niña tomaba de leche de fórmula me dolía en lo más hondo, me dolía de verdad, he llorado mucho con este tema.

La anquiloglosia o frenillo corto de la lengua era lo que impedía nuestra lactancia.

Pequeñita tenía frenillo corto de la lengua, uno que impedía la extracción de la leche y encima uno que a mí no me hacía nada de daño porque mamaba con los labios en lugar de hacerlo con las encías como hacen la mayoría de los niños y niñas de frenillo corto.

Así que durante dos meses y medio, de los dos a los cuatro meses y medio, no nos quedó más remedio que hacer lactancia mixta, con todo el dolor de mi corazón. En esas semanas, le intervinieron del frenillo y dediqué cada minuto libre de mi tiempo a aumentar mi producción de leche que era mínima hasta lograr lactancia exclusiva en diez semanas, más o menos. La situación era límite, aunque nosotros lo llamábamos refuerzo, la cantidad de leche de fórmula que tomaba era prácticamente la misma que la que toma uno que sólo toma biberón, pero yo en todas las tomas ponía a Pequeñita al pecho para estimularme.

He leído mucho sobre si es necesario intervenir el frenillo y me consta que hay muchos profesionales que consideran que es una cuestión de moda, que no es necesario, que supone un negocio más que se ha montado alrededor de la maternidad… La verdad es que incluso las personas más críticas con este tema consideran que hay algunos casos donde es necesario intervenir y yo estoy segura de que el nuestro era uno de ellos. Al día siguiente de la intervención, pese a que los bebés tienen dificultades para mamar porque es una situación nueva, no controlan su lengua que antes estaba atada y ahora está suelta, descubrí lo que sentían las mamás que daban pecho, ¡después de tres meses dándole pecho a todas horas! De repente noté como salía la leche, la fuerza que ella hacía para sacarla. Todavía no entendemos como pudo sobrevivir durante aquellas primeras semanas sin deshidratarse.

Ya he contado en otras ocasiones que fue Silvia mi monitora de la Liga de la Leche la que se dio cuenta de lo que estaba pasando y siempre le agradeceré lo mucho que me ayudó, ella y mi fantástico grupo, el de Rivas. En gran parte le debemos a ellas, nuestra lactancia.

¿Cómo logré aumentar la producción de leche y salvar la lactancia?

Os cuento algunas cosas que hice para aumentar mi producción.

1. Estimular el pecho lo máximo posible. Haciendo tomas cada dos horas durante el día y sacándome leche en la siesta y por la noche mientras ella dormía no dejando que pasasen más de 3 ó 4 horas entre una extracción o toma y otra.

2.Ofreciendo el pecho siempre antes de la leche de fórmula.

3. No utilizar chupete.

4. Darle la leche de fórmula a demanda y nunca insistir para que tomase más cuando rechazaba la toma, con idea de que pudiese tomar algo de leche materna en el tiempo que estuviese al pecho y tratar de respetar la demanda si es que se puede hacer eso con la leche de fórmula.

5. No utilizar biberón, utilizábamos una jeringuilla para tratar de que no se acostumbrase al biberón y rechazase el pecho. También usé relactador, con mi leche y con leche de fórmula.

6. Leer este documento de la OMS que me dio fuerza cuando estaba agotada y a punto de tirar la toalla, me lo pasó Maria José que estaba viviendo la misma situación que yo en esos momentos. Ahí leí que había mamás que conseguían hacer lactancia exclusiva sin haber dado a luz y entonces pensé, “¿y no voy a ser capaz yo?”

7. Por supuesto controlando primero cada semana y después cada quince días que Pequeñita cogía peso y que todo iba bien.

Con todas estas pautas, poco a poco, iba sustituyendo leche de fórmula por la leche que yo me había extraído por la noche o en las siestas y dándome cuenta de que cada vez necesitaba menos suplemento.

Fueron semanas muy duras, sólo yo sé lo que he llorado viendo la delgadez de mi niña y planteándome una y otra vez si debía dejar la lactancia materna, con mucha gente a mi alrededor diciéndome que tenía que dejarlo y haciéndome sentir mal por no hacerlo. El simple hecho de pensarlo me desgarraba por dentro. Sabía que si no lo intentaba me iba a arrepentir toda la vida, sabía que pasarían los meses y los años y cuando alguien contara que le había dado el pecho a su hija o hijo me iba a sentir muy mal, por eso a mí me merecía la pena tanto esfuerzo. Ahora tras 19 meses de lactancia, siento que he hecho lo correcto, estoy segura de lo que hago y por qué sigo dando pecho a mi hija con esta edad, te lo cuento aquí.

Semana Mundial de la Lactancia Materna, 2014. Un triunfo para toda la vida.

A través de Beatriz, de Cantando a mamá, me enteré de que estos días se celebraba la Semana Mundial de la Lactancia Materna y me puse a escribir, no sabía lo que iba a salir pero salió esto, así que ya está dicho, sin mucho detalle, a veces es mejor. El lema de este año, “Un triunfo para toda la vida”, es perfecto, de la misma manera que yo sabía que si perdía la lactancia para mi sería un fracaso, tengo claro que conseguimos triunfar para toda la vida, yo tengo la satisfacción de que estoy haciendo lo que yo consideraba que era mejor para mi hija que como ya dije antes, es lo que cada madre debe hacer, con esto quiero mostrar mi respeto hacia las madres que no dan el pecho a sus hijos e hijas por el motivo que sea.

Tenía pensado escribir algo mucho más extenso, empecé a escribir mi historia de lactancia con todo tipo de detalles y datos numéricos como forma de terapia y luego no lo terminé, supongo que todo se arregló, aquello cumplió su función catalizadora y ya está. Solamente lo terminaría y le daría forma si supiese que va a ayudar a otras mujeres de alguna manera.

¿Tú también tuviste que hacer lactancia mixta? ¿Perdiste la lactancia? ¿Has tenido una lactancia sin ningún tipo de complicación? ¿Te apetece compartirlo con nosotras? A mí me encantaría conocer tu historia.

¿Qué hacer si quieres colaborar con la Semana Mundial de la Lactancia Materna?

Entre el 1 y el 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Y en concreto el 1 de agosto, el Día Mundial de la Lactancia Materna. Si te quieres unir a la fiesta ayúdanos a difundir el mensaje para normalizar la lactancia y sus beneficios innumerables, esto es lo que puedes hacer.

¿Te apetece participar?

  1. Si tienes un blog y quieres participar con un artículo que hable de lactancia materna, enlázalo al carnaval bloguero. Para eso copia este código en el editor de html de tu blog. El carnaval bloguero estará operativo desde este mismo momento hasta el día 7 de agosto (que es cuando termina la Semana Mundial de la Lactancia Materna).
  2. Si quieres que tu blog aparezca en la lista del carnaval anota la url del artículo aquí
  3. Si te gusta diseñar puedes hacer alguna imagen especial para el evento y si no, puedes usar esta imagen:
  4. Dialactancia_2014_zpsdf217be9El día 1 de agosto (y el resto de la semana de la lactancia materna) publica información o artículos sobre lactancia materna en la redes sociales. El hastag para el día 1 de agosto es #dialactancia y el resto de la semana de la lactancia materna usaremos #semanalactancia
  5. Programa tu publicación en las redes sociales si no puedes estar disponible ese día. Puedes programar los tweets con hootsuite (es gratis).

¿Y si no tengo blog?

Si no tienes blog también puedes ayudarnos utilizando el hastag #dialactancia el día 1 de agosto y #semanalactancia el resto de la semana, compartiendo información o artículos sobre lactancia y celebrando la semana con nosotras.

Hemos creado un grupo de Facebook para intentar organizar este día tan especial, te invito a visitarlo y a poner tu granito de arena.


3805 Total visitas 2 Visitas hoy
ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

21 thoughts on “De lactancia mixta a lactancia materna exclusiva. Semana Mundial de la Lactancia Materna, 2014)

  1. Hola María José, yo también me he emocionado leyéndote, sólo las que hemos pasado por algo así sabemos lo duro que es y el esfuerzo tan grande que supone lograrlo en esos momentos con las dudas, el sueño y los leídos que cualquier madre sin problemas de lactancia tiene. Y sólo las mamás que damos el pecho sabemos como son esas caricias que dices, mmmmm, son lo mejor del mundo. Que bueno tener a Pilar y el grupo de los jueves y las mamis, doy por supuesto que estás en el grupo.
    Enhorabuena por este triunfo para toda la vida que es sólo de vosotras dos.
    Muchas gracias por leerme y por lo que me dices. Un abrazo fuerte.

  2. Hola “Mamá de Pequeñita”.

    He llegado a tu blog de casualidad y llevo ya un ratito leyéndote. Me ha emocionado mucho leer este post porque, como vosotras, nosotras también tuvimos problemas con la lactancia y fueron muchas las horas que pasé llorando abrazada a mi pequeña, que había nacido con 35 semanas y no tenía fuerza para agarrarse a mi teta.

    Tras un mes con lactancia mixta (intentaba que las tomas con leche de fórmula fueron las menos posibles, así que el sacaleches se convirtió en mi mejor amigo) y gracias al apoyo y la ayuda de mi matrona, Pilar, la misma que la tuya, y a las reuniones los jueves en el centro de salud (son maravillosas), pudimos dejar los biberones y hoy, más de 11 meses después, seguimos disfrutando juntas de lo que nunca pensé que iba a disfrutar tanto: la lactancia y las caricias de mi hija cuando le doy el pecho.

    Enhorabuena por lo que conseguiste. Y por tu blog. 😉

    Un abrazo

  3. Pues el Dr. Briz fue también nuestro cirujano, ¡cuántas coincidencias! ¡Que bueno que pudierais encontrar solución! Cuando se interviene un frenillo que estaba generando problemas se nota muchísimo, pero eso lo sabemos las que lo hemos vivido en primera persona. Un abrazo fuerte Vito.

  4. Me ha emocionado mucho, casi se me saltan las lágrimas.
    A mi niña tambien la operamos de frenillo a los 4 meses, hasta entonces no sabía lo que era una toma sin dolor. La primera toma despues del corte ya notaba la diferencia, fue infinitamente mejor que cualquiera de las anteriores.
    La primera vez que voy a la liga de la leche cuento mi problema y tambien Silvia detecto que lo q tenia mi niña era frenillo, por eso no se agarraba bien y me hacía tanto daño, y de allí a la consulta del doctor Briz.
    Enhorabuena por el post y por el blog!!!
    Besitos

  5. ¡Qué recuerdos! Aquellos jueves con la báscula al lado, vuestros abrazos para consolarme cuando llegué desolada y el ratito que charlábamos cuando nos quedábamos al final tres o cuatro mamás con nuestras bebés, delgaditas y preciosas. Todo eso es fundamental para la crianza, para superar las dudas, para darle lo mejor de nosotras a nuestros peques. Que bueno fue encontrarnos entonces y reencontrarnos ahora. Un abrazo fuerte a las dos.

  6. Muchas gracias por compartir, leer cosas así en la red fue una parte muy importante para salvar también nuestra lactancia los dos primeros meses. Eso y contar con la experiencia de otras mamis que pasaban por lo mismo. Te recuerdo a tí, Mamá de pequeñita, sentada a mi lado con nuestras peques en los brazos, en el taller de lactancia del centro de salud. Ver que había más mamis con problemas para establecer la lactancia exclusiva me alentó mucho, ¡yo no era la única!!!! Especialmente recuerdos tus palabras, diciendo “la leche materna es magia”, es verdad, todo el proceso de la lactancia es increíble, hay que creer en ello y lanzarse directa a triunfar!!!!. Un consejo, por si hay alguna mami que pueda leernos y tenga algún problemilla, busca ayuda, en los profesionales de la salud, matronas esepcialmente, en la red, leyendo (de nuevo recormendar a Carlos González), pero sobre todo, busca el apoyo de otras mamis, es fundamentar contar con la ayuda de quien está pasando o ha pasado por lo mismo. Todo lo mucho que he aprendido en estos dieciocho meses sobre la lactancia es sólo una pequeña parte de toooooodo lo mucho que he aprendido sobre la vida desde que mi pequeña está a nuestro lado.

  7. Gracias Mamá Merlín. Ojalá sirviera para otras mamás, yo participo en grupos de apoyo a la lactancia con idea de animar a las mamás que quieren dar pecho pero están al límite por el motivo que sea. Un abrazo.

  8. El esfuerzo merece la pena.
    Gracias por ayudarnos a Irene y a mi los primeros días.
    Disfruta de la lactancia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *